Detenido en Irak el hermanastro de Sadam Husein
Reuters Reuters

Sabawi Ibrahim al Hasan al Tikriti, jefe de inteligencia y en otro tiempo asesor del líder derrocado, era el número 36 de la lista de los 55 más buscados por el Ejército estadounidense en Irak.

Hace varios meses, oficiales del gobierno iraquí dijeron que Ibrahim era uno de los al menos dos antiguos miembros del Partido Baath que dirigían la insurgencia anti-estadounidense desde la vecina Siria.

En un comunicado en el que se confirma la captura de Sabawi, el gobierno interino dijo que arrestaría a 'todos los criminales que cometieron masacres y a aquellos que tienen sus manos manchadas con la sangre del pueblo iraquí' y que los entregaría a la justicia.

Ibrahim, sobre el que pendía una recompensa de un millón de dólares, es la primera persona de la lista en ser detenida desde febrero de 2004, cuando el número 41, Muhammad Zimam al Sadun, fue puesto bajo custodia.

Casi una docena de los 55 siguen fugados, incluido Izat Ibrahim al Douri, uno de los máximos ayudantes de Sadam y número seis de la lista.

Se esperaba que los detalles del arresto se difundieran en una conferencia de prensa que se celebraría a lo largo del domingo.

Los hermanos de Ibrahim Watban y Barzan - números 37 y 38 - fueron capturados en abril de 2003 y permanecen retenidos en un complejo militar estadounidense en las afueras de Bagdad.

Está previsto que sean juzgados en los próximos meses, como parte de un grupo de 12, entre ellos Sadam, que será la primera persona en comparecer ante el tribunal especial del país.

El arresto de Ibrahim sigue a una serie de arrestos de miembros destacados de la insurgencia en las últimas semanas, ambos miembros del viejo régimen y combatientes musulmanes suníes.

El viernes, el gobierno anunció la captura de un hombre llamado Abu Qutaybah, descrito como lugarteniente de Abu Musab al Zarqawi, el extremista jordano líder de Al Qaeda en Irak, que ha estado detrás de algunos de los ataques más sangrientos del país.

LOS PERIODISTAS SON OBJETIVO

A pesar de las ofensivas contra la insurgencia en el país durante casi dos años, los ataques suicidas diarios, las emboscadas y las matanzas selectivas persisten.

Una bomba explotó el domingo en un edificio del gobierno local en una ciudad cercana a Mosul, matando al menos a cinco personas e hiriendo a cuatro, dijo la policía.

En Musayib, una ciudad al sur de Bagdad, la policía descubrió cinco cadáveres, todos con disparos en la cabeza y con las manos atadas a la espalda.

También cerca de Bagdad, fue atacado un coche en el que viajaba un periodista que trabaja para Alhurra, un canal de televisión iraquí financiado por Estados Unidos. El conductor murió y el periodista resultó herido, dijo la policía.

Este incidente sigue a una serie de asesinatos selectivos de periodistas en las últimas dos semanas.

El cuerpo de una presentadora de informativos, secuestrada en Mosul hace una semana cuando conducía junto a su hija de 10 años, fue descubierto el sábado en una carretera, dijeron vecinos y familia. Su hija había sido liberada previamente.

Otro periodista que trabajaba para Alhurra en la ciudad de Basora, en el sur del país, murió cuando se dirigía a trabajar con su hijo a principios de este mes.

La supresión de la violencia será la primera tarea del nuevo gobierno iraquí una vez que asuma el poder después de las elecciones del 30 de enero.

Hay dos hombres en la carrera hacia el puesto de primer ministro, Ibrahim al Jaafari, un médico y ex exiliado que es el candidato de la alianza religiosa chií que ganó las elecciones, e Iyad Alawi, el actual primer ministro.

/Por Mariam Karouny/