Garzón pide 'comisión de la verdad' para delitos del franquismo
Reuters Reuters

En una entrevista con Reuters, Garzón pidió una 'comisión de la verdad' que investigara los crímenes contra la humanidad cometidos durante la dictadura de Francisco Franco, que gobernó España desde el fin de la Guerra Civil en 1939 hasta su muerte en 1975.

También advirtió de que la ley debe vigilar a los grupos extremistas islámicos en Europa que están vinculados con Ansar al Islam, uno de los principales grupos que atacan a las fuerzas de ocupación estadounidenses en Irak.

Garzón dijo que las víctimas del franquismo eran libres para buscar cargos criminales contra los supervivientes de la dictadura - tanto en España como en el extranjero.

'Es obvio que hubo excesos y auténticos crímenes contra la humanidad en los primeros años de esa dictadura y que es necesario que en algún momento se establezca al menos una comisión de la verdad para establecer qué fue lo que sucedió y desvelar esa parte de la historia española', dijo Garzón en una entrevista a última hora del viernes.

Garzón, que alcanzó la fama internacional por su intento de juzgar al ex dictador chileno Augusto Pinochet y que ha acusado a Osama bin Laden por asesinatos masivos, dijo que las víctimas necesitaban hacerse presentes antes de que se estableciera ningún proceso.

'No hay ningún problema, como no hay ningún problema si se hubiesen investigado estos hechos fuera de España', dijo Garzón antes de tomarse una excedencia de nueve meses para impartir clases en la Universidad de Nueva York.

Sin embargo, el estatuto de limitaciones de la mayoría de los crímenes del franquismo ha prescrito.

COMISIÓN DE LA VERDAD

Los grupos que buscan el reconocimiento de los crímenes cometidos en el franquismo saludaron el apoyo de Garzón a una comisión de la verdad.

'Ya era hora (...) me produce alegría', dijo Emilio Silva Barrera, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

'Estamos totalmente de acuerdo. Ha habido un pacto de silencio', afirmó por su parte Juan Luis Castro, del Foro por la Memoria.

Garzón saltó a la escena pública en España poco después de convertirse en juez de la Audiencia Nacional hace 17 años con la investigación de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que mataron a 26 personas y secuestraron a varias más en la década de 1980.

Desde entonces ha estado en el centro de los casos criminales más importantes en España, ayudando a desmantelar grupos de apoyo a ETA y ordenando el arresto de una supuesta célula de Al Qaeda a la que ha vinculado con los atentados del 11 de septiembre contra Nueva York y Washington.

Utilizando el principio de Justicia Universal - por el que los crímenes más atroces pueden ser perseguidos en cualquier lugar del mundo - Garzón ordenó el arresto de Pinochet en Gran Bretaña en 1998, pero Londres lo liberó por razones de salud en 2000.

AMENAZA EXTREMISTA

Garzón, que ha investigado a extremistas islámicos armados en España desde 1991, dijo que los grupos que ahora están activos en Europa tienen vínculos con la insurgencia en Irak.

El juez identificó al movimiento salafista basado en Argelia y al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) como dos organizaciones particularmente peligrosas.

'Son grupos que tienen sus miembros dentro de Europa, fuera de Europa y en todo caso también hay que tener muy presente la relación de estos grupos con algunos como Ansar al Islam, que están desarrollando sus actividad en territorio iraquí', dijo Garzón.

El juez dijo que era imposible determinar la seriedad de la amenaza islamista en estos momentos.

'Parece evidente que este tipo de terror y los grupos, redes que lo integran están perfectamente operativos, y están realizándose investigaciones en muchos países de Europa. La amenaza de este tipo de terrorismo es real, es constante, es actual y lo va a seguir siendo', afirmó.

/Por Daniel Trotta/