El Papa no presidirá el rezo del Ángelus el domingo
Reuters Reuters

Esta es la primera vez que el Papa de 84 años, que temporalmente no puede hablar debido a la operación que se le realizó en la tráquea para aliviar una crisis respiratoria, no puede realizar por sí mismo la bendición del domingo.

Incluso el 17 de mayo de 1981, cuatro días después de haber sufrido un atentado, el Papa logró llevar a cabo la bendición desde su cama en el hospital a través de la radio.

Un comunicado del Vaticano dijo que el Papa, que ya sufría las consecuencias de la enfermedad de Parkinson, se uniría al rezo del Ángelus desde su habitación en el hospital.

Se espera que el Pontífice siga el rezo a través de la televisión, pero el comunicado afirmó que Juan Pablo II no se asomaría a la ventana de su habitación en el hospital Gemelli.

Cuando el Pontífice estuvo ingresado a principios de mes, tuvo la suficiente fuerza como para sentarse detrás de a ventana y realizar la bendición.

No quedó claro si el domingo al mediodía habría (11:00 GMT) una conexión televisiva entre la habitación del hospital y la Plaza de San Pedro para que los fieles pudieran ver al líder de la Iglesia Católica.

El arzobispo Leonardo Sandri, secretario de estado del Vaticano, será el encargado de sustituir al Papa y realizar la bendición en la basílica de la Plaza de San Pedro.

'El Papa se unirá en la lectura del rezo del Ángelus desde su habitación en el hospital Gemelli', dijo el Vaticano.

El líder de la Iglesia Católica volvió el jueves al hospital por segunda vez este mes, lo que provocó rumores sobre el final de uno de los pontificados más significativos de la historia.

EL MUNDO PREOCUPADO

El Papa parece haber pasado su segunda noche descansando en el hospital mientras que el Vaticano intentaba acallar los rumores sobre su salud.

El Vaticano dijo que el Papa se encontraba bastante bien, como ya demostró la mañana del viernes cuando desayunó leche, café, galletas y un yogur.

Expertos médicos dijeron que debido al Parkinson y a la realización de una traqueotomía podrían pasar semanas antes de que el Pontífice fuese capaz de hablar.

El Papa, que también sufre de artritis, se ha recuperado de numerosos problemas de salud así como de un intento de asesinato, pero debido a su edad y a las numerosas dolencias, su retorno al hospital se ha considerado una muestra de su delicado estado.

La recuperación del Papa será larga y deberá hacer frente a serias complicaciones. Expertos médicos dijeron que había grandes posibilidades de que el paciente sufriera una neumonía posterior a la traqueotomía.

La agencia de noticias Ansa dijo que el Papa estaba siendo medicado con fuertes antibióticos como medida preventiva.

Sus continuas enfermedades han aumentado el debate sobre una posible dimisión del Papa, pero la Iglesia dice que continúa realizando sus obligaciones y que toma las decisiones más importantes del Vaticano.

/Por Jane Barrett y Philip Pullella/