La instalación de pantallas antirruido entre la SE-30 y barriada de Jesús, María y José comienza en septiembre

El Ayuntamiento de Sevilla empezará a partir de septiembre las obras de colocación de pantallas antirruido en la SE-30 a la altura de la barriada de Jesús, María y José, una actuación que está incluida dentro del Plan 5000 y que supondrá una inversión de 810.000 euros. El programa de trabajo aprobado por el Consistorio hispalense prevé que estén finalizadas en siete meses.

El Ayuntamiento de Sevilla empezará a partir de septiembre las obras de colocación de pantallas antirruido en la SE-30 a la altura de la barriada de Jesús, María y José, una actuación que está incluida dentro del Plan 5000 y que supondrá una inversión de 810.000 euros. El programa de trabajo aprobado por el Consistorio hispalense prevé que estén finalizadas en siete meses.

El proyecto aprobado contempla, como paso previo, la reposición del firme de toda la calle paralela a la ronda de circunvalación SE-30 que conecta las calles Proa y Amor, así como de la calle perpendicular sin nombre situada junto al paso inferior bajo la SE-30. Previamente, se procederá a la demolición del firme actual con retirada del material a una planta de tratamiento de residuos de demolición y construcción para su reciclado.

Como ha explicado en una nota el concejal de Urbanismo, Manuel Rey (PSOE), el proyecto de construcción de las pantallas antirruido servirá para "mejorar la calidad de vida de los vecinos del barrio al reducir considerablemente el ruido procedente de la SE-30". Por ello, se proyecta la implantación de una pantalla antirruido mixta, que estará formada por paneles de hormigón y de metacrilato, alternándose tres de hormigón con dos de metacrilato. Los paneles tienen cuatro metros de longitud y dos metros de altura.

Así, "dicho sistema antirruido se instalará a lo largo de 264 metros de la SE-30 para cubrir todo el barrio de Jesús, María y José a la altura de la ronda de circunvalación", ha explicado Rey. Además, como recoge el proyecto, se situará sobre un muro de hormigón armado de 30 centímetros de espesor y altura variable en función de los desniveles existentes entre la citada autovía y la calle paralela.

La construcción del muro al pie del talud de la SE-30 interrumpirá el correcto drenaje superficial, para lo cual las pantallas antirruido también tendrán un canalón para el desalojo de aguas hasta un pozo que se conectará a la red de saneamiento próxima.

Asimismo, se proyecta la construcción de un nuevo acerado en la zona con una anchura de 1,5 metros, de modo que se consiga la integración de la infraestructura en el viario existente. Las obras también permitirán mejorar el alumbrado de la zona mediante la instalación de farolas de siete metros de altura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento