Irán dio el viernes señales diversas sobre sus conversaciones con Alemania, Francia y Gran Bretaña.

Responsables estadounidenses en Viena hicieron circular el jueves el borrador de un documento dirigido a miembros de la junta directiva de la agencia de vigilancia nuclear de las Naciones Unidas, en momentos en que el presidente George W. Bush concluía su gira europea en la que elogió varias veces los esfuerzos de la Unión Europea por persuadir a Irán para que abandone sus actividades de enriquecimiento de uranio.

Washington no presionará al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para que remita el caso de Irán al Consejo de Seguridad de la ONU cuando se reúna la semana próxima, aunque no se espera ninguna condena a Irán, dijeron a Reuters fuentes diplomáticas.

Sin embargo, la situación será diferente en el próximo encuentro trimestral, a mediados de junio.

El borrador del documento, al cual Reuters tuvo pleno acceso, muestra que Washington está dispuesto a esperar hasta junio por los resultados de las conversaciones entre Europa e Irán. Pero, si fracasan, Washington reanudará su campaña para que el OIEA refiera a Teherán al Consejo de Seguridad.

Antes de la reunión de junio, Estados Unidos quiere que el jefe de OIEA, Mohamed ElBaradei, rinda otro informe sobre el programa nuclear iraní.

'Consideramos que es esencial que el director general proporcione a la junta directiva, antes de la reunión de junio, otro informe integral que describa totalmente las actividades de los inspectores del OIEA en Irán', señala el documento.

'La junta directiva tiene que estar preparada en junio para tomar las medidas necesarias', añade el documento. Según fuentes diplomáticas, esta frase se refiere al Consejo de Seguridad de la ONU, con sede en Nueva York.

La junta directiva del OIEA comenzará el lunes la reunión para discutir los programas nucleares de Irán, Egipto y Corea del Norte. *.