El Servicio de Atención a la Familia de la Policía detecta un mayor número de casos de malos tratos en parejas jóvenes

Representan la mayor parte de entre las 10 y 15 denuncias diarias que se registran en Palma ante la Policía Nacional

El Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Policía Nacional en Palma, integrado por el servicio de atención a la mujer (SAM) y el grupo de menores (GRUME), registra en la actualidad un mayor número de denuncias por malos tratos entre parejas de entre 18 y 25 años, y en menor medida de jóvenes menores de 18 años que amenazan y agreden a sus compañeras sentimentales, respecto a parejas ya consolidas y con más años de relación.

Así lo ha expuesto, en una entrevista concedida a Europa Press, uno de los inspectores de este grupo, adscrito en la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Judicial, quien incide en que la mayor parte de entre las 10 y 15 denuncias que reciben de forma diaria corresponden a episodios de maltrato de hombres jóvenes a sus parejas y, principalmente, con más alcance psicológico que físico.

Es más, pese a que cada vez las mujeres están más concienciadas de la necesidad de denunciar, asevera que aún se dan casos de víctimas que no ponen estos hechos en conocimiento de la Policía, bien por el daño psicológico que padecen o por posibles represalias, aunque también debido a la "desconfianza" hacia la labor de las Instituciones. "Incluso a veces dicen que como quieren a sus parejas no se decidían a interponer denuncia", afirma el inspector.

Otros de los casos con los que se encuentra el SAF, integrado en la actualidad por once efectivos especializados en este ámbito, son las denuncias falsas o "exageradas" con las que algunas mujeres aseveran haber sido amenazadas "cuando a lo mejor la intención de ellos no era esa, y es entonces cuando tenemos que dirimir si se ha producido o no delito".

El inspector explica que una vez en dependencias policiales, algunas mujeres, aunque en pocas ocasiones y, sobre todo, si pertenecen a la cultura musulmana, justifican a sus presuntos maltratadores o incluso perciben lo sucedido como algo normal.

Por su parte, algunos agresores, al prestar declaración tras ser detenidos, se amparan en que "tienen derecho sobre ellas o en que son suyas para justificar la comisión de los hechos". No obstante, precisa que la mayoría "son conscientes de que han incurrido en un delito y de que las mujeres son un colectivo muy protegido en la actualidad".

El agente policial aclara, sin embargo, que éste no es el único ámbito en el que el SAF despliega su actuación, ya que a través del GRUME también interviene en los delitos relativos a los malos tratos sufridos por las personas mayores y la desprotección de estos por parte de sus hijos. En este sentido, explica que se detectan más casos de agresión de hijos mayores a padres de unos 50 años de edad más que por parte de menores. "Se vuelven agresores con los años", incide.

Cabe destacar que otras de las investigaciones que realiza el GRUME son las relacionadas con los delitos de corrupción de menores así como con los delitos y las faltas cometidos por menores o bandas y grupos juveniles en relación a presuntas actividades delictivas. Asimismo, tiene encomendado todo lo relacionado con la protección de los menores, para lo cual está en contacto con los servicios sociales de protección al menor, tutelas y fugas de menores de los centros de protección y reforma.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento