<p>Sakineh Mohammadi - 250</p>El ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, ha pedido al resto de sus socios europeos una advertencia común de la UE a Irán, que pudiera conllevar sanciones, para salvar a Sakineh Mohammadi, la mujer condenada a muerte por lapidación, según informa este viernes Libération.

Kouchner solicita a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton "una carta común de todos los Estados miembros de la Unión Europea a las autoridades iraníes" por considerarla "necesaria" si se quiere "salvar a esta joven".

El ministro critica que hasta ahora las actuaciones se hayan limitado a declaraciones al señalar que teme que "no sea bastante eficaz" y por eso quiere que el Consejo Europeo tome "nuevas medidas contra los que en Irán han organizado la represión contra movimientos pacíficos de contestación y contra los que impiden al público acceder a la información".

Derechos humanos

"Hay que comprometer a la Unión en nuevas iniciativas para recordar a las autoridades iraníes que, como en la cuestión nuclear, su actitud de aislamiento y de cierre tiene un costo, que pueden eludir desde que opten por un comportamiento más conforme a sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos", argumenta.

El ministro francés propone que en la reunión con sus homólogos de los 27 los próximos 10 y 11 de septiembre se organice un "debate de conjunto" sobre la acción europea en defensa de los derechos humanos en Irán. Se trataría de aprovechar el trabajo de los embajadores de los países de la UE en Irán y finalizarlo a partir de las propuestas que han hecho varios Estados, como la propia Francia u Holanda.

En su mensaje a Ashton, Kouchner añade que "desgraciadamente" el caso de esta madre de familia de 43 años "está lejos de ser el único" y que "desde hace más de un año, miles de personas -detenidas, encarceladas, torturadas y algunas incluso ejecutadas- han pagado caro el ejercicio de sus derechos más elementales: manifestarse, comunicarse, hablar".