Palestinos realizan tres arrestos y acusan a Hizbolá tras ataque
Reuters Reuters

El atentado del viernes en un club de Tel Aviv supuso un golpe para las crecientes esperanzas de paz desde que el presidente Mahmud Abas acordara un alto el fuego con el primer ministro israelí Ariel Sharon en un encuentro celebrado el 8 de febrero.

En la que fue una de las condenas más fuertes a los palestinos por un ataque después de más de cuatro años de derramamiento de sangre, Abas llamó 'terroristas' a quienes lo perpetraron y culpó a extranjeros que se oponen a su alto el fuego de dos semanas con Israel.

'Los llevaremos ante la justicia. No permitiremos que nadie sabotee las ambiciones de nuestro pueblo', dijo Abas a periodistas.

Abas culpó del ataque a una 'tercera parte' a la que no nombró. Un alto cargo de seguridad palestina implicado en las investigaciones dijo que las pesquisas indicaban la mano de Hizbolá.

'Toda la información que tenemos hasta ahora de las investigaciones muestra que Hizbolá está implicada en la operación', dijo el oficial.

En Beirut, Hizbolá negó cualquier participación y definió las acusaciones como una provocación del 'enemigo sionista' (Israel).

El ataque a última hora del viernes quebró varias semanas de calma después de la tregua de facto de los extremistas, que todavía tienen que formalizar el alto el fuego que acordaron Abas y Sharon en su encuentro.

Una célula del grupo extremista Yihad Islámica en Cisjordania se atribuyó el atentado, pero el líder de la facción en la Franja de Gaza negó cualquier conocimiento y dijo que se continuaría manteniendo la calma. Otros grupos destacados también negaron cualquier participación.

Oficiales israelíes dijeron que el ataque demostró que la estrategia palestina para intentar persuadir a los extremistas de que ratifiquen la tregua había fracasado, y que se necesitaban acciones más duras.

'Las palabras no son suficientes. Debemos ver acción', dijo Gideon Meir, del ministerio de Asuntos Exteriores israelí. 'Debemos ver arrestos, incautación de armas ilegales de esas organizaciones terroristas (...) el único lenguaje que entienden es la fuerza'.

Esta semana se celebrará una conferencia en Londres en la que participarán 25 naciones, y que intentará buscar la manera de ayudar a los palestinos a que mejoren sus fuerzas de seguridad y conseguir la confianza israelí en su habilidad para prevenir ataques.

Fuentes oficiales dieron los nombres de tres hombres detenidos en el supuesto pueblo del suicida, Deir al Ghoson. Las tropas israelíes arrestaron a otros cinco en una ofensiva en la aldea cisjordana, incluidos dos hermanos del presunto atacante.

ESCENA SANGRIENTA

Las ambulancias se apresuraron a llegar al popular club de karaoke que se convirtió en un lugar repleto de luces centelleantes y con sangre derramada sobre el pavimento, algo que muchos israelíes habían empezado a creer que dejaban atrás. Los fragmentos de los cadáveres estaban esparcidos sobre los coches aparcados.

Fuentes hospitalarias dijeron que el suicida mató al menos a cuatro personas y que unas 50 resultaron heridas.

Sharon iba a considerar una respuesta israelí al atentado en una reunión el sábado con jefes de seguridad.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, pidió a los líderes palestinos que encuentren al responsable y que 'manden un mensaje claro de que no se tolerará el terrorismo'.

Washington ha apoyado los esfuerzos para revivir el proceso de paz después de que Abas fuera elegido para suceder al presidente Yaser Arafat.

Las facciones extremistas palestinas han dicho que no están satisfechas con los gestos de Israel destinados a construir confianza - tales como la liberación de 500 de los 8.000 prisioneros palestinos y el final de las ofensivas armadas y muertes.