Necesidad de cirugía indica declive en salud del Papa - expertos
Reuters Reuters

Los cirujanos realizaron una incisión en la tráquea del Pontífice de 84 años en una corta operación el jueves para eliminar la flema y ayudarle a respirar tras una recaída de la gripe que padece.

Esta es la segunda vez que el líder de la Iglesia Católica es hospitalizado en este mes.

'La traqueotomía no afecta su pronóstico en absoluto, excepto que significa que esta vez las cosas están peor que la última', dijo Michael Bridger, un otorrinolaringólogo del hospital Derriford en Plymouth, Inglaterra.

'A veces esas cosas recurren y el paciente no se recupera al estado en el que estaba antes. Esto es un deterioro gradual y esto es otro paso', dijo a Reuters.

El viernes se informó de que el Pontífice respiraba por sí solo, pero los especialistas advirtieron de que podría no ser capaz de hablar durante algún tiempo e incluso entonces podría necesitar un dispositivo especial para ayudarle a emitir sonidos.

La fragilidad del Papa y su enfermedad de Parkinson, que afecta a los músculos de su pecho y garganta, también influirán en su recuperación, de acuerdo con los expertos.

'El habla ininteligible y la pérdida de la fuerza de la voz son los componentes comunes de la enfermedad de Parkinson', dijo el profesor Peter Jenner, del King's College de Londres, especialista en la enfermedad.

La traqueotomía podría afectar aún más su capacidad para hablar, agregó.

COMPLICACIONES

Además de ayudar a respirar al Papa, la cirugía habría permitido a los médicos eliminar las secreciones de su pecho, algo que el Pontífice no puede hacer por sí mismo.

'Su edad, su postura encorvada y su debilidad muscular a causa de la enfermedad de Parkinson, todo lo predisponen a lo que en términos médicos se llama secreciones retenidas', dijo Bridger.

Si las secreciones no se eliminan pueden causar una neumonía.

'La neumonía bronquial es una causa muy común de muerte en personas con la enfermedad de Parkinson porque los músculos del pecho ya no funcionan y no pueden sacar líquido de los pulmones', dijo Jenner.

El Papa, que fue un hombre muy atlético, también sufre de artritis, que le dificulta el caminar o permanecer de pie. Juan Pablo II estuvo a punto de morir en un atentado en 1981.

'Cuando una persona ha tenido la enfermedad de Parkinson durante mucho tiempo no es tanto el Parkinson (...) son las cosas a las que conduce lo que causa los problemas', dijo el profesor Adrian Williams del hospital Queen Elizabeth de la Universidad de Birmingham.

'Hay un elemento impredecible en la forma en que se desarrollarán las cosas', añadió.

/Por Patricia Reaney/. *.