Las negociaciones sobre el nuevo Gobierno de Irak se prolongan
Reuters Reuters

'Hay una cuestión importante que hemos discutido: la participación de nuestros hermanos que no pudieron votar en las elecciones', dijo Ibrahim al-Jaafari a los periodistas después de la reunión con el ayatolá Ali al-Sistani en la ciudad de Nayaf, en el sur del país.

'El próximo gobierno requiere consulta y consenso', añadió.

Jaafari, un islámico chií, y otros políticos compiten por las principales posiciones en el nuevo gobierno después de las elecciones del mes pasado. Pero las negociaciones se han complicado debido a cuestiones sectarias y étnicas delicadas.

La minoría suní, que observó cómo la mayoría chií los desplazaba del poder después de la votación, boicoteó las elecciones o no votó por temor a la violencia.

El resultado de los comicios aumentó el temor de que los suníes que se sienten excluidos se unan a los insurgentes que libran una campaña de violencia.

El Gobierno iraquí dijo el viernes que había capturado a un lugarteniente clave de Abu Musab al-Zarqawi, el extremista jordano que lidera a Al Qaeda en Irak y que es responsable de algunos de los ataques más sangrientos.

Talib al-Dulaymi, conocido como Abu Qutaybah, fue capturado el 20 de febrero en Anah, a 60 kilómetros de la frontera con Siria.

'Abu Qutaybah era el responsable de determinar quién, cuándo y cómo los líderes de la red terrorista se reunían con Zarqawi', dijo el Gobierno.

TAREA DESAFIANTE

Jaafari y otros líderes chiíes han dicho que los suníes tendrán participación en el nuevo escenario político a pesar del hecho de que en algunas áreas suníes solamente votó el dos por ciento de los iraquíes registrados.

Cualquiera que ocupe el cargo de primer ministro se enfrenta a la tarea desafiante de luchar contra una insurgencia infatigable que lleva adelante una campaña sangrienta contra el Gobierno interino y las tropas estadounidenses que lo respaldan.

Tres soldados estadounidenses murieron el viernes y otros seis resultaron heridos por la explosión de una bomba en una carretera al norte de la capital iraquí, informó el Ejército de Estados Unidos.

Los efectivos integraban una patrulla a pie en la ciudad de Tarmiya cuando estalló el artefacto.

Además, cinco proyectiles de mortero impactaron el viernes en las casas de la ciudad de Samarra, en el norte de Irak, hiriendo a 13 personas, dijeron los responsables de un hospital y la policía.

NEGOCIACIONES

Jaafari fue designado para ocupar el cargo de primer ministro por la Alianza Unida Iraquí, que obtuvo el mayor número de votos en las elecciones.

La alianza contará con mayoría simple en la Asamblea Nacional de 275 escaños pero deberá llegar a un acuerdo para lograr una mayoría de dos tercios que necesita para formar Gobierno.

La coalición kurda se encuentra en una posición preferente en las negociaciones después de ser la segunda fuerza más votada. Los kurdos obtuvieron el 25 por ciento de los votos que le permiten asegurarse 75 escaños en el parlamento.

Los kurdos podrían dar su apoyo a Jaafari o al grupo liderado por el chií laico Iyad Alawi, actual primer ministro, que se ubicó en el tercer lugar en la votación del 30 de enero y tendrá 40 escaños en la asamblea. El grupo de Alawi está decidido a lograr que retenga su actual posición de primer ministro.

El líder kurdo Masoud Barzani dijo el viernes que los kurdos no habían decidido a quien respaldarían.

/Por Michael Georgy/.*.