Ministro Finanzas francés intenta mantener cargo tras escándalo
Reuters Reuters

'He decidido presentar mi dimisión como ministro de Economía, Finanzas e Industria al primer ministro', dijo Gaymard en un comunicado.

'Soy consciente de que he cometido disparates y un grave error de valoración en lo que se refiere a las condiciones de mi vivienda oficial'.

La oficina del primer ministro, Jean-Pierre Raffarin, dijo que había aceptado la dimisión y horas después la del presidente, Jacques Chirac, anunció el nombramiento del jefe de France Telecom, Thierry Breton, como nuevo responsable económico del Gobierno francés. Breton se convierte así en el cuarto ministro de Finanzas en los últimos 12 meses.

La dimisión se produce menos de cinco horas después de que Gaymard compareciera en un canal nacional de televisión para explicar por qué se trasladó con su mujer y ocho hijos a un piso donde pagaba un alquiler de 14.000 euros al mes con fondos del Estado.

Los ministros franceses tienen derecho a una vivienda oficial pero el precio del piso, incluso para el centro de París, fue considerado inaceptablemente extravagante por muchos críticos una vez que salió a la luz.

La renta mensual del piso de Gaymard es prácticamente el equivalente del salario mínimo anual de un obrero en Francia.

Gaymard, de 44 años, ha negado cualquier comportamiento incorrecto y se marchó del apartamento de dos plantas y 600 metros cuadrados situado en un elegante distrito de la ciudad cuando estalló la polémica hace una semana.

Los costes extra para reformar el piso de acuerdo con las necesidades de su familia desalentó a los políticos y al público por igual. Su promesa de devolver el dinero no consiguió mitigar la conmoción.

CINCO CASAS

Su destino pareció sellarse el viernes cuando se publicó una información que aseguraba que Gaymard era propietario de cinco casas al mismo tiempo que vivía en un gran piso de lujo a costa del Estado.

El diario Liberation dijo que Gaymard poseía dos casas y dos pisos en provincias así como un gran apartamento en el centro de París, mientras el Estado, que está tratando de recortar costes, le pagaba 14.000 euros al mes en vivienda para él, su esposa y sus ocho hijos.

Coincidiendo con esta información, el desempleo oficial - la mayor preocupación de los votantes - alcanzó un máximo de cinco años en Francia al situarse en el 10% y la confianza empresarial descendió inesperadamente.

Este escándalo ha sido enormemente perjudicial para el Gobierno conservador, que se ha visto asediado por una economía lenta, el alto nivel de desempleo, las protestas callejeras debido a las reformas económicas y una batalla difícil para convencer a los votantes de que aprueben la Constitución europea en un referéndum.

Cuando el presidente Jacques Chirac propuso a su ministro de Agricultura hacerse cargo del Ministerio de Finanzas hace sólo tres meses, Gaymard parecía el reemplazo perfecto del titular saliente, Nicolas Sarkozy, que se marchó para hacerse con el timón del partido gobernante, el UMP.

Incluso aunque no ha quebrantado ninguna ley, Gaymard, que dijo estar tan 'limpio con un penique nuevo', no ha conseguido llegar al público y sus habilidades desastrosas para las relaciones públicas han hecho añicos su reputación.

En un país cuyo lema es 'Libertad, Igualdad y Fraternidad', Gaymard se ha convertido en un símbolo que socava la fe pública en la política en momentos en los que se espera una consulta clave sobre la Constitución europea, dijo el comentarista Alain Duhamel a la radio RTL.

/Por Jon Boyle/