Las poblaciones tarraconenses de El Vendrell y Calafell volverán a perseguir a los 'manteros' antes del próximo 1 de septiembre después de que sus alcaldes han aceptado este martes dar marcha atrás en su decisión de crear zonas de tolerancia de la venta ambulante ilegal, a cambio de una mayor presencia policial.

Los ayuntamientos han accedido a acabar con la regularización del 'top manta' a cambio de que se refuerce la presencia de los Mossos d'Esquadra Así lo han acordado los alcaldes de El Vendrell, Benet Gené, y de Calafell, Jordi Sánchez, durante la cumbre sobre la problemática del 'top manta' convocada por el conseller de Interior, Joan Saura, a la que han acudido representantes del mundo local, de los comerciantes, de la Delegación del Gobierno -responsable de la política de Extranjería- y de los Mossos d'Esquadra. La cumbre fue convocada por Saura a raíz del debate generado a partir de la decisión de los consistorios de El Vendrell y Calafell de pactar con los 'manteros' para desplazar la venta ambulante ilegal del centro de las localidades habilitando áreas para que actuaran sin ser perseguidos, lo que provocó las quejas de los comerciantes por competencia desleal.

Al final de la reunión, que se ha prolongado durante poco más de una hora y media, el conseller de Interior, Joan Saura, ha anunciado que los alcaldes de El Vendrell y de Calafell han accedido a dar marcha atrás y acabar con la regularización del 'top manta' antes del próximo 1 de septiembre, a cambio de que se refuerce la presencia de los Mossos d'Esquadra en estas localidades. En la reunión, según Saura, también se ha acordado llevar a cabo una amplia campaña de concienciación para que los ciudadanos dejen de comprar en el 'top manta', bajo la premisa de que acudir a los 'manteros', lejos de ser un acto de caridad, se convierte en un mecanismo para perpetuar "sus condiciones de esclavitud" y la destrucción de puestos de trabajo en Cataluña.

Además, en la reunión también se ha acordado constituir una comisión de seguimiento -integrada por la Delegación del Gobierno, la Generalitat y los Ayuntamientos-, para abordar la evolución del fenómeno en Cataluña. Esta comisión estará abierta en el futuro al sector del comercio. Tanto el alcalde de El Vendrell, Benet Gené, como el de Calafell, Jordi Sánchez, han coincidido en que tuvieron que llevar la situación al extremo para poder ser escuchados, por lo que han dado por buenos los "quebraderos de cabeza" que han tenido que soportar desde que pactaron con los 'manteros' para alejarlos del centro de sus núcleos urbanos.

Los comerciantes retirarán la denuncia

Según Jordi Sánchez, al tomar su decisión de crear zonas de tolerancia eran conscientes de que rebasaban la legalidad establecida, aunque tiraron adelante al considerar que su función era "evitar el conflicto" y posteriormente, una vez pacificada la situación, buscar caminos para intentar resolver el problema. Por su parte, Benet Gené ha sostenido que si han llegado a la situación de tolerar la venta ambulante ilegal es porque el pasado año se sintieron solos ante los problemas generados por los 'manteros', por lo que ahora celebran poder volver a la normalidad.

Satisfechos con la decisión de los alcaldes de El Vendrell y de Calafell, los comerciantes catalanes han decidido retirar la denuncia que habían presentado contra sus resoluciones permitiendo la presencia de 'manteros', según ha anunciado el presidente de la Confederación de Comercio de Cataluña, Miquel Àngel Fraile.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.