Cinco años de moda... y de Oscar

Se acerca la noche más glamourosa de Hollywood, aquella en la que las estrellas más rutilantes del universo del celuloide deberán deslumbrar a prensa, fotógrafos, colegas y demás asistentes cuando crucen la alfombra roja del Teatro Kodak. Aquí el “qué ponerse” es una cuestión decisiva.
Incluso antes de la gala las actrices lucen así de guapas y sonrosadas
Incluso antes de la gala las actrices lucen así de guapas y sonrosadas
Lucy Nicholson/Reuters

Los expertos lo tienen claro: “para ellas, trajes sencillos, que se ciñan a la silueta”. Para ellos, un poco de lo de siempre: “esmoquin”. Un consejo más: nada de blanco (¡está out!). Se llevan los colores intensos. “Y mejor si son pastel”.

Cinco años de Oscar… y de moda

  • Año 2004, Edición 76ª: la más recatada Después del escándalo provocado por el vestido trampa que la cantante Janet Jackson lució en la gala Super Bowl –llegó a enseñarnos un pecho purpúreo, for goodness sake!- los Oscar de 2004, que coincidieron con las protestas de algunos personajes célebres contra la guerra en Irak, fue la gala sombría del “sin escote”. Las más rebeldes, sin embargo, lo lucieron a pesar de todo… aunque por atrás.
  • Año 2003. Edición 75º: Culto al negro. Nicole Kidman, Salma Hayek, Catherine Zeta-Jones, Jack Nicholson, Michael Douglas, Richard Gere y otros tantos invitados optaron por el negro elegante y tradicional, solo o combinado con tonos café con leche. Un color seguro que siempre deja en buen lugar.
  • Año 2002. Edición 74º:Una noche discreta La noche de los Oscar del año 2002 se tornó gris y nubosa. Así fueron, también, muchos de los tonos escogidos por los actores y actrices invitados. Seriedad burdeos (la de Halle Berry, al recoger su estatuilla como mejor actriz por la película Monster’s Ball), tonos perla y líneas sin estridencias. La nota de color la puso Woodie Allen quien, confesó, se había maquillado para la ocasión.
  • Año 2001, Edición 73º: Un mundo de fantasía. La cantante Bjork rodeó su pequeño cuello finlandés por un descomunal cisne, otras asistentes adornaron sus modelos con mariposas y frutas e incluso una se personó con un vestido rojo de Papa Noel. También los hubo que cambiaron el habitual esmoquin por una falda escocesa que, por lo que se conoce, es la indumentaria más popular entre los invitados a las bodas en las verdes tierras de las High Lands.
  • Año 2000. Edición 72º: La más glamourosa. Triunfaron los bordados, los brillos y las telas irisadas. Penélope Cruz resplandecía envuelta en azules y añil; Salma Hayek eligió el blanco y Cecilia Roth y Hilary Swank el verde. Por supuesto, todas lucían acharoladas.
  • Año 1999. Edición 71º: La más derrochadora. En esta gala hubo quien vistió vestidos de 80.000 dólares, pulseras de 500.000 y gafas con incrustaciones de diamantes. Fue en la misma edición donde Gwyneth Paltrow recibió su Oscar por Shakespeare in Love, envuelta en sedas rosas, blanco y cándido romanticismo.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento