La Audiencia Provincial ha confirmado el archivo de la querella por prevaricación que fue interpuesta por la empresa Sonnesport SL contra Autoridad Portuaria de Baleares (APB) en relación a la adjudicación a Marina de Formentera de la gestión de puestos de amarre en la dársena interior de Ponent, en el puerto de La Savina.

Y es que, según ha informado APB en un comunicado, en la sentencia la Audiencia recoge los argumentos arrojados por el Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estado, que consideran no probado que el Consejo de Administración de APB incurriera en un delito de prevaricación, tal y como consideraba Sonnesport.

Una empresa que, entre otros aspectos, fundamentó su acusación en que la entidad portuaria aprobó la concesión a favor de Marina de Formentera aun tratándose de una oferta con peores condiciones económicas e inversoras que otras de las presentadas.

En este sentido, la Abogacía del Estado negó que la adjudicación se realizase "a dedo" puesto que el Consejo de Administración se limitó a aceptar, el 17 de diciembre de 2004, la propuesta más ventajosa según la valoración efectuada por la comisión técnica, encargada de valorar las ofertas presentadas a la convocatoria.

Se trata en total, tal y como recuerda APB, de siete aspectos que se recogieron en el pliego de bases. Además de los de carácter económico e inversor, también se ponderó el proyecto en sí, el rigor económico del estudio, las tarifas ofertadas, la planificación de servicios y medios y las circunstancias de la licitación.