Celestino Corbacho
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en una imagen reciente. ARCHIVO

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, opina que "hay un cierto consenso" y que "parecía una cifra razonable" elevar a veinte años el nuevo plazo para calcular el pago de las pensiones, en vez de los quince que se requieren ahora y ha señalado que se debe aplicar de forma progresiva.

Será inevitable aumentar el tiempo de cálculo más allá de los 15 años En una entrevista en Catalunya Ràdio, Corbacho ha afirmado que "será inevitable aumentar el tiempo de cálculo más allá de los 15 años" para garantizar la estabilidad del sistema de pensiones a medio y largo plazo.

Corbacho ha insistido en que una de las prioridades del Ejecutivo es evitar las jubilaciones anticipadas y aumentar la edad de jubilación y ha asegurado que el actual sistema de pensiones español penaliza mucho a las personas que pierden el trabajo en los últimos años de cotización, por lo que, cuando se jubila, recibe una pensión "casi de mínimos, aunque lleve 40 años cotizando".

Corbacho ha indicado que una de las prioridades es incentivar la permanencia y, paralelamente, evitar las jubilaciones anticipadas, que se apliquen "sólo cuando sean absolutamente imprescindibles para resolver problemas de crisis económica".

Reforma del sistema de pensiones

El pasado enero, el Gobierno ya aprobó en el Consejo de Ministros reformar el sistema de pensiones, con el retraso de la jubilación hasta 67 años e incluyendo un aumento de las bases de cotización y el periodo que se toma como referencia para el cálculo de la cuantía de la prestación, que actualmente está fijado en los últimos 15 años.

Una de las prioridades es incentivar la permanencia y además evitar las jubilaciones anticipadasEsta propuesta no ha contado por ahora con el apoyo del Congreso, y este miércoles se debaten las enmiendas presentadas en el Senado. Corbacho descarta pactar con el PP la reforma laboral.

En referencia a la aprobación de la reforma laboral en el Senado, Corbacho ha admitido que será complicado que salga del Senado sin enmiendas, ya que este miércoles se deberán discutir 242, y ha indicado que el PSOE "va al debate con espíritu positivo en aquellas que puedan mejorar la reforma".

En este sentido, se ha mostrado confiado en que el Gobierno encontrará apoyos de CiU y del PNV. Corbacho ha indicado que una de las propuestas del PSOE será que el Gobierno presentará, en un periodo de seis meses, un proyecto de futuro que contemple el trabajo a tiempo parcial como uno de los principales objetivos, tal y como reclama el partido catalán.

30 días inactivos

El ministro se ha reafirmado en la intención del Gobierno de rebajar de 100 a 30 días el periodo con el que cuentan los parados para rechazar cursos de formación u ofertas de empleo una vez inscritos en los servicios públicos de empleo.

Corbacho ha afirmado que esos 30 días parecen un periodo "razonable" para que el parado "se resitúe y se replantee el futuro" después de perder su empleo y empiece a participar en cursos de formación e itinerarios y aceptar las ofertas de empleo realizadas por el antiguo Inem.