La mujer que resultó herida muy grave ayer al estallar una conducción de una caldera de agua caliente del hotel Cortijo Blanco de San Pedro Alcántara, en Marbella (Málaga), se encuentra en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) del hospital Carlos Haya, sujeta a ventilación mecánica, señalaron a Europa Press fuentes sanitarias.

La víctima, de unos 50 años y clienta de este establecimiento hotelero, caminaba por la calle en dirección hacia el comedor para desayunar cuando, sobre las 09.35 horas, explotó esta tubería de agua caliente.

Debido al impacto de los cascotes, la mujer presentaba traumatismo craneoencefálico y policontusiones, así como quemaduras de primer grado y de segundo en el 15 o 20 por ciento de su superficie corporal, en concreto, en el tórax y en el brazo derecho, por el agua caliente de la caldera. Ante las características de las lesiones, fue trasladada en helicóptero desde Marbella al hospital Carlos Haya de la capital.

Por otra parte, la víctima caminaba junto a otra mujer, de 46 años, cuya identidad responde a las iniciales J.L., que también resultó herida, al igual que un hombre de 56 años, M.G., ambos de nacionalidad británica. Su estado no revestía gravedad y fueron dados de alta del Hospital Costa del Sol de Marbella en la misma mañana de ayer.

Consulta aquí más noticias de Málaga.