Virus de la hepatitis B
Una recreación gráfica del virus de la hepatitis. BMS

Un estudio en fase III realizado entre casi 100.000 voluntarios ha demostrado que la primera vacuna desarrollada para prevenir el desarrollo de la hepatitis E -denominada 'HEV239'- tiene una eficacia cercana al cien por cien de los casos y provoca pocos efectos secundarios y leves, parecidos a los del resto de vacunas, como la de la gripe.

La vacuna ha demostrado además ser efectiva con tan sólo dos dosis, en lugar de las tres que se suministraban La investigación, publicada en la edición 'on line' de la revista The Lancet, tomó como muestra a 97.356 mujeres y hombres de Jiangsu (China) de entre 16 y 65 años que se dividieron en dos grupos: uno que recibió la vacuna intramuscular de la hepatitis E en tres dosis (la segunda al mes y la tercera a los seis meses) y otro que recibió placebo en su lugar.

Entre los participantes, 11.165 eran portadores del anticuerpo de la hepatitis E y, de ellos, 5.285 (47%) demostraron ser seropositivos para este virus. Toda la muestra se sometió a un seguimiento médico durante 19 meses. De este modo, durante los 12 meses y 30 días que pasaron desde la tercera dosis, 15 pacientes del grupo de placebo desarrollaron la enfermedad frente a ninguno de los que recibieron la 'HEV239' (100% de eficacia).

"La vacuna ha demostrado además la misma eficacia en todos los subgrupos de edad y sexo e, incluso, ha demostrado ser efectiva con tan sólo dos dosis, algo que permitirá a las personas que necesiten ir a zonas endémicas obtener una protección adecuada frente al virus sin tener que esperar a la tercera dosis a los seis meses", comenta el director del estudio, el doctor Ning-Shao Xia, del Instituto de Diagnóstico y Desarrollo de Vacunas de Xiamen (China).

Son necesarios más estudios que comprueben los beneficios de la vacuna en mujeres embarazadas, menores de 15 años y mayores de 65 En este sentido, los investigadores chinos señalan que los individuos con enfermedades hepáticas crónicas deberían tener prioridad a la hora de recibir la vacuna por su mayor vulnerabilidad al virus. En el estudio no se incluyeron pacientes con este perfil, por lo que los autores sugieren que antes de su comercialización se necesitan más datos y nuevos estudios de eficacia y seguridad de la vacuna en este subgrupo.

Asimismo, "en el estudio hemos comprobado que la vacuna es eficaz y bien tolerada en la población adulta general, pero son necesarios más estudios que comprueben los beneficios de la vacuna en mujeres embarazadas y en personas menores de 15 años y mayores de 65", indica el doctor Xia.