El Cairo acogerá conversaciones palestinas el 5 de marzo
Reuters Reuters

La Autoridad Nacional Palestina e Israel acordaron un alto el fuego en la cumbre del 8 de febrero en Egipto, pero los grupos armados dicen que no se ven obligados a cumplirlo, aunque continúan manteniendo la calma.

'Evaluaremos la actual calma y los desarrollos en las últimas semanas para dar forma a una posición nacional en relación al tema de una tregua', dijo Mushir al Masri, portavoz del grupo activista islámico Hamás en Gaza.

Hamás y otras facciones que están en primera fila de la revuelta que dura ya cuatro años dicen que aún no están satisfechos con los gestos israelíes destinados a construir la confianza - como las liberaciones de prisioneros y el fin a las incursiones armadas y asesinatos selectivos.

Estos grupos piden la liberación de muchos más que los 500 prisioneros palestinos que han sido puestos en libertad hasta ahora e insisten en que Israel, que ahora retiene aproximadamente a 7.500 palestinos, debería incluir los presos acusados de herir o matar a israelíes.

Estas facciones también persiguen una retirada más amplia de Cisjordania y la Franja de Gaza.

'Uno de los temas principales que se discutirán en El Cairo es cómo mantenemos la calma y esperamos respuestas de Israel a las demandas palestinas de cara a una tregua', dijo Sajer Bseisso, ministro palestino que ha negociado con Hamás en el pasado.

'Uno no puede esperar una rápida respuesta israelí al cien por cien de nuestras demandas por diferencias internas dentro de Israel, pero deberíamos presionar a Israel por todos los medios disponibles', añadió.

También entrarán en el programa de conversaciones las elecciones parlamentarias previstas para julio.

Las facciones islámistas, que obtuvieron amplio respaldo en las recientes elecciones locales, han indicado que estarían preparadas para participar por primera vez.

Eso podría significar un mayor peso político para grupos como Hamás que quieren eliminar a Israel en lugar de construir un Estado paralelo, pero también les acercaría a la principal corriente palestina.

/Por Nidal al-Mughrabi/