Según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón la Guardia Civil encontró el artefacto a las 8:35 horas en esta pequeña central eléctrica, situada a 25 metros de la carretera que une ambas localidades, y que al parecer no ha causado daños de importancia.

La Guardia Civil mantuvo durante toda la noche el dispositivo de seguridad que había puesto en marcha tras recibirse alrededor de las seis de la tarde del viernes una llamada de un joven en nombre de ETA a DYA de San Sebastián.

El comunicante aseguró que la banda terrorista también coloca bombas el día 5 y que en esta ocasión el artefacto estaba situado en una instalación eléctrica en una carretera de Aragón, entre Aratores y Borau (Huesca).

Posteriormente, la misma persona llamó de nuevo, esta vez al diario Gara, para precisar que la bomba estaba en Aratores.

 El artefacto debería haber explotado a la vez que los dos que explosionaron jueves en la provincia de Zaragoza
 Según fuentes de la investigación en Aragón, el artefacto debería haber explotado a la vez que los dos que explosionaron el pasado jueves por la mañana en Sos del Rey Católico (Zaragoza).

La Guardia Civil investiga ahora la composición del artefacto, así como el momento en el que explosionó.