El Papa respira por sí mismo, le aconsejan no hablar
Reuters Reuters

El primer boletín médico del Vaticano, emitido 16 horas después de que los médicos le practicaran una traqueotomía al Pontífice para ayudarle a respirar, estuvo dirigido a calmar los temores sobre la salud cada vez más frágil del líder de la Iglesia Católica.

El portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro-Valls, precisó que el corazón y la circulación sanguínea del Pontífice de 84 años seguían bien y que no tenía una neumonía bronquial, una posible complicación de la traqueotomía que le practicaron el jueves.

'El Santo Padre pasó una noche de descanso tranquilo. Esta mañana tomó el desayuno con un buen apetito', dijo Navarro-Valls, quien agregó que el desayuno había consistido en café, galletas y yogurt.

El Papa fue trasladado de emergencia el jueves al hospital Gemelli de Roma por segunda vez este mes con una repetición de graves problemas respiratorios que habían ocasionado su hospitalización inicial.

Sin embargo, Navarro-Valls dijo que la decisión de operar no había sido un 'procedimiento de emergencia'. Durante la operación de 30 minutos, los cirujanos insertaron un tubo en la garganta del Papa para permitir que el aire fluyera directamente a sus pulmones.

'No necesita ayuda respiratoria, eso significa que no se usó un dispositivo mecánico ni ayer ni hoy', dijo el portavoz del Vaticano.

La agencia de noticias Ansa dijo que los médicos estaban suministrando al Pontífice antibióticos potentes como medida de precaución.

Entre los numerosos católicos de todo el mundo aliviados con la exitosa operación del Papa estaban la hermana Maria Pinni, una monja italiana de 92 años que caminaba por la Plaza San Pedro.

'Qué ansiosa me puso', dijo cuando le informaron de que el Papa se recupera bien. 'Esas son buenas noticias y nos da una razón para esperar que se recuperará completamente y seguirá bien'.

BROMEANDO

Navarro-Valls dijo que cuando despertó de la cirugía, el Papa pidió papel y escribió bromeando: 'Qué me han hecho'.

También garabateó su lema en latín: 'Totus Tuus', (totalmente tuyo), una frase sobre su devoción a la Madre de Dios.

Pero el hombre que fuera conocido como el gran comunicador de la Iglesia podría quedar sin habla por algún tiempo, dijeron expertos médicos, e incluso entonces podría requerir un dispositivo especial para ayudarle a emitir sonidos.

Navarro-Valls buscó minimizar esos temores, indicando que el Papa podría estar hablando nuevamente en cuestión de días, no semanas.

'Por recomendación de los médicos, el Papa no debe hablar durante varios días para favorecer la recuperación de las funciones de la laringe', dijo.

Mientras el Papa siga vivo, él es el único líder de la Iglesia Católica, que cuenta con 1.100 millones de fieles en todo el mundo. La burocracia puede funcionar sin él, pero sus asesores no tienen poder para tomar las principales decisiones.

A pesar del boletín optimista del Vaticano, los expertos dijeron que la necesidad de cirugía era otra señal del deterioro de la salud del Papa.

El Pontífice polaco sufre la enfermedad de Parkinson desde hace más de una década y también padece una artritis severa. No ha podido caminar desde el 2003 y su habla es cada vez más ininteligible.

'La traqueotomía no afecta su pronóstico en lo absoluto, excepto que significa que esta vez las cosas están peores que la última', dijo Michael Bridger, un otorrinolaringólogo del hospital Derriford en Plymouth, Inglaterra.

'A veces esas cosas recurren y cada vez la persona no se recupera al punto donde estaba antes. Esto es un deterioro gradual y esto es otro paso', le dijo a Reuters.

/Por Philip Pullella y Phil Stewart/