La portavoz de ERC en el Parlament, Anna Simó, ha acusado al Gobierno central de haber encendido "la máquina de humo" con el anuncio, hecho tras el Consejo de Ministros, de que promoverá un reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para dar cabida a algunos de los preceptos del Estatut recortados tras la sentencia del Tribunal Constitucional (TC).

El Ejecutivo ha recibido un informe del vicepresidente tercero, Manuel Chaves, sobre los pasos que va a dar el Gobierno "para desarrollar el Estatut" una vez conocida la sentencia y "clarificados sus términos", y, según ha explicado la portavoz, María Teresa Fernández de la Vega, impulsar la ley catalana en todos sus ámbitos y en el marco del Estatut aprobado por las Cortes y refrendado por los ciudadanos de Catalunya.

La única reforma legislativa prevista es la ya anunciada de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Además, se impulsarán los traspasos de competencias pendientes "una vez avalada la práctica totalidad del Estatut" en la sentencia. El Gobierno quiere "dar satisfacción a las aspiraciones de los ciudadanos de Catalunya de más autogobierno y dar también canalización a sus sentimientos identitarios".

Simó se ha mostrado escéptica ante lo que ha calificado de anuncio virtual del Consejo de Ministros, y ha criticado la vaguedad e imprecisiones que, a su juicio, contiene una propuesta "hecha para contentar a los cuatro federalistas que quedan en Catalunya y a los cuatro autonomistas que todavía creen que se puede recuperar el Estatut".

"Todavía no se qué narices han aprobado, ni qué narices quieren recuperar si dicen que lo harán siguiendo el margen que les deja el TC", ha criticado Simó, quien ha reclamado al Ejecutivo que clarifique cuales son sus intenciones con este anuncio.

Según la portavoz de los republicanos en el Parlament, la única forma de que el Estado empiece a moverse y abandone los anuncios como el hecho este viernes es que exista una mayoría social y política en Catalunya que, "de forma tranquila y rigurosa", apueste de forma incuestionable por la independencia.

Simó ha defendido que la vía autonomista ya no da más de si, por lo que ha emplazado a que, a partir de las próximas elecciones catalanas de otoño, se inicie en Catalunya un proceso "sereno, pero que no de marcha atrás" para que los catalanes puedan decidir qué futuro quieren.

Críticas a ciU

La dirigente independentista se ha preguntado si CiU cuenta con ERC para aplicar el derecho a decidir, aunque ha criticado que la federación no se plantee consultar a los catalanes sobre la independencia antes de dos legislaturas.

Simó ha condicionado cualquier apoyo de los republicanos a un futuro Govern al compromiso de convocar una consulta en la que todos los catalanes se expresen sobre que encaje quieren tener en España.