La Federación del Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT de las Islas Baleares calcula que con una inversión anual de 200 millones de euros en la reforma de la Platja de Palma se podrían crear alrededor de 3.600 puestos de trabajo en el sector de la construcción durante diez años.

Por este motivo, desde MCA-UGT de Baleares han considerado positiva la aprobación, el pasado 27 de julio, de la proposición de ley de medidas para la revalorización integral de la Platja de Palma, a la vez que ha pedido al Govern que impulse un acuerdo laboral que aclare el futuro de los trabajadores del sector servicios.

El sindicato ha afirmado que es "imprescindible" que el plan de reconversión que llevará a cabo el Consorcio para la reforma de esta zona turística "cuente con un acuerdo político-laboral con los sindicatos para crear una hoja de ruta y un compromiso sobre el futuro de los empleados del sector servicios que en estos momentos trabajan en la Platja de Palma", han señalado desde UGT.

Por otra parte, han apuntado que confían "en que se ofrezca una solución equitativa para los residentes cuyas viviendas se tiene planeado derribar", en referencia a los cerca de 300 vecinos a los que se quiere expropiar su domicilio en Can Pastilla.

Desde MCA-UGT de Baleares, han subrayado "la necesidad de apostar por la restauración, tanto de las zonas turísticas maduras construidas en los años sesenta y setenta como de las viviendas deterioradas de los municipios de las islas". "Es la única manera de poder compatibilizar la supervivencia de los 30.000 profesionales que trabajan en el sector de la construcción con un desarrollo sostenible que no destruya territorio", ha indicado el secretario general de la Federación MCA de UGT en las islas, Eusebio Ramón López.

UGT ha insistido en que la inyección de dinero público para este tipo de reformas juega un papel muy importante, si bien ha matizado que "no se debe de olvidar que también es necesario el compromiso de la inversión privada con el objetivo de que los proyectos de obra tengan una continuidad y una ejecución satisfactoria para evitar casos como el retraso en los trabajos del Palacio de Congresos de Palma".