La Consejería de Medio Ambiente ha informado este viernes que los biosoportes de depuradoras que se han encontrado flotando en varias playas no proceden de ninguna instalación ubicada en Cantabria.

El Gobierno de Cantabria también ha tranquilizado a la población señalando que estos biosoportes no son tóxicos y aunque se supone que han estado en contacto con aguas residuales, su desplazamiento por las corrientes y su contacto con la mar les libera de los elementos contaminantes, no teniendo más peligrosidad que cualquier otra materia plástica.

En un comunicado, la Consejería ha señalado que los biosoportes se utilizan en los procesos de depuración de aguas residuales para aumentar la eficacia de la descontaminación. Estos elementos de plástico aumentan la superficie para que un mayor número de las bacterias que se alimentan de la materia contaminante puedan llevar a cabo su función.

En concreto, durante 2010 han aparecido flotando en el Cantábrico diferentes tipos de biosoportes, como en el río Miño (febrero) y en las costas de Guipuzcoa (abril).

La Consejería de Medio Ambiente también ha informado que ninguna de las depuradoras gestionadas por el Gobierno de Cantabria utiliza biosoportes en los procesos de depuración.

Las declaraciones de la Consejería se han producido después de que las asociaciones ecologistas ARCA y Mortera Verde hayan denunciado la contaminación del litoral cántabro por "miles" de biosoportes de plástico provenientes de estaciones depuradoras y han pedido al consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, que identifique las depuradoras instaladas en Cantabria que puedan estar vertiendo este material.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.