El PSM-Entesa Nacionalista ha mantenido un encuentro con los vecinos de Can Pastilla en el que les ha trasladado el "compromiso absoluto" de la formación con los afectados por las posibles expropiaciones que se prevén realizar en el marco del proyecto de la reforma de la Platja de Palma.

La formación nacionalista ha señalado que, si bien ni se oponen al proyecto, sí reclaman una modificación que evite "la demolición desmesurada de toda una manzana de casas, hasta 91 viviendas, y destruir el último escollo residencial del barrio de carácter puramente mediterráneo".

El partido ha asegurado a los vecinos que intentarán modificar el actual proyecto por todas las vías posibles, es decir, a través de alegaciones al Consorcio encargado de la reforma y al Ayuntamiento de Palma, donde se llevará a votación y ratificación vinculante al proyecto.

El líder del PSM-EN, Biel Barceló, el secretario general de la formación de Palma, Toni Verger, y la concejala del Ayuntamiento, Nanda Ramon, han escuchado con "preocupación" las quejas del vecindario que teme que sus casas -hasta 91 viviendas y 5 comercios- se conviertan en un bulevard peatonal y un aparcamiento subterráneo.

Verger ha reconocido que esto "no encaja de ninguna forma con el modelo urbanístico del partido". La formación política se ha comprometido a trasladar a los miembros del Consorcio de la Playa de Palma las quejas y preocupaciones de este grupo numeroso de vecindarios.

El secretario general de Palma ha dicho a los vecinos que "lo que prevé el proyecto en este punto en concreto es desproporcionado y desmesurado, al tiempo que ha afirmado que pedirá los informes pertinentes al Consorcio para conocer las justificaciones de esta actuación concreta.

Por su parte, Barceló ha matizado que el PSM-EN está a favor de la reconversión de la zona de la Playa de Palma, pero "en caso alguno puede pasar por encima de las casas de los vecinos que han vivido toda la vida". "No nos oponemos al proyecto en términos generales, pero sí es necesario asegurar el mantenimiento de zonas como ésta de Can Pastilla con carácter propio y muy mediterráneo".

El portavoz de los vecinos, Llorenç Balaguer, ha explicado a los presentes "el miedo que tienen todos de quedarse sin casa, o ser trasladados a otra zona, sin su consentimiento y sin ninguna justificación del interés general". Además, ha lamentado que el proceso de aprobación y ejecución del proyecto no cuente con la participación de los vecinos.