Autoridad Portuaria de las Islas Baleares ha cedido el uso de una antigua casa de farolero al Laboratorio de Investigaciones Marinas y Aqüicultura del Puerto de Andratx, con el objetivo de que esta entidad disponga de un mayor espacio para ubicar sus oficinas y desarrollar sus actividades de investigación.

La ampliación de las instalaciones del Laboratorio ha permitido trasladar al nuevo edificio (de 140 metros cuadrados) los despachos, la sala de reuniones (que también hace la función de biblioteca) y un laboratorio de genética, de forma que el edificio antiguo se pueda utilizar exclusivamente como laboratorio.

La directora general de Pesca de la Conselleria de Presidencia, Patricia Arbona, y el director general de Coordinación de Agricultura y Pesca, Fernando Pozuelo, han inaugurado el nuevo espacio, que se suma a los 270 metros cuadrados de los que ya disponía la organización.

En el acto, Arbona ha asegurado que la investigación es una "herramienta fundamental" para el sector pesquero de Baleares, y que el Laboratorio realiza una "gran labor" en relación a la recuperación de especies y la conservación de la biodiversidad. En este sentido, ha destacado iniciativas como la reintroducción del cangrejo mediterráneo o la corvina, así como la "necesidad" de aumentar sus instalaciones para poder llevar a cabo las investigaciones "en mejores condiciones".

Por otra parte, en la inauguración se ha presentado también la embarcación 'Punta Galinda', una barca rígida que sustituirá a 'Pedaç II' en el estudio y evaluación de los recursos marinos, tanto en el marco de campañas de pesca experimental como en estudios con escafandra autónoma.