Una treintena de niños saharauis han pasado el verano en la provincia de Teruel gracias al programa 'Verano en Paz' que, cada año pone en marcha la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui de Teruel (LESTIFTA). Este sábado, volverán a los campamentos de Tindouf con la ilusión de regresar el año que viene. Este viernes les han recibido en el Ayuntamiento de Teruel.

El presidente de LESTIFTA, Manuel Pascual, ha señalado que este año han pasado el verano en la provincia unos 32 niños, de los cuales nueve han permanecido en la capital turolense, lo que supone "algunos menos que el año pasado". Según ha dicho, la crisis económica es la razón de que haya menos niños porque "afecta a las subvenciones que hacen falta para sufragar este proyecto que es muy costoso".

Además, la incertidumbre que eso genera hace que "no se lance mucha publicidad entre las familias, porque no se sabe cuántos niños podrán venir finalmente".

Respecto a su paso por Teruel, Pascual ha explicado que, al principio la convivencia entre niños y familias no es siempre fácil porque "son dos culturas distintas, idiomas diferentes, pero como son muy espabilados se adaptan muy rápidamente". En ese tiempo, "conviven con las familias como un miembro más, todo les encanta".

Por su parte, el subdelegado saharaui en Aragón, Dalah Abdel Fatah, ha afirmado que los niños "lo pasan bien" en Teruel. Según ha explicado, los pequeños participan en este tipo de programas porque "las condiciones en los campamentos son muy difíciles, el calor es muy fuerte", también para que "los niños puedan conocer de primera mano algunas cosas que sólo conocen teóricamente, como trenes, mares, ciudades".

Además, el subdelegado saharaui ha señalado que "algunos de estos niños tienen problemas de salud y la modesta infraestructura de salud de los campamentos no responde a las necesidades". Y como último objetivo, para romper el bloqueo informativo que existe a cerca de su pueblo, ha apuntado. Al tiempo que es un importante intercambio cultural.

Por su parte, dos de los niños, Yusef y Lehbib, ha asegurado que lo más les ha gustado de Teruel ha sido "la vaquilla, las fiestas de los pueblos, la piscina y la playas". Ambos que, ya han venido en ocasiones anteriores, han asegurado que quieren volver el año que viene.

Antes de su vuelta a casa, hoy han sido recibidos en el Ayuntamiento de Teruel. El concejal de Servicios Generales, Luis Muñoz, ha indicado que es una "labor muy meritoria" por lo que ha "agradecido" a las asociaciones y a las familias que acogen a los niños por labor que desarrollan con este programa que es "interesante y muy positiva para los niños, para las familias y para la propia ciudad de Teruel".

Los niños tienen entre 8 y 12 años, y muchos de ellos repiten con las mismas familias en veranos sucesivos. En total están dos meses y mañana es su último día, pero aseguran que se van contentos, por la experiencia vivida, porque muchos podrán regresar el próximo año y sobre todo, porque van a volver a ver a sus familias.

Consulta aquí más noticias de Teruel.