El delegado de UGT en la Agencia Navarra de Emergencias (ANE) Jesús Zazpe ha solicitado al consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Caballero, que "se implique" con el Cuerpo de bomberos de Navarra, que, según ha asegurado, está "bajo mínimos" por la lenta renovación de plantilla.

Así lo ha expuesto Zazpe en una rueda de prensa celebrada este viernes para presentar una guía de Prevención de Riesgos Laborales dirigida a los bomberos de la Comunidad foral. A la comparecencia han asistido, además, el delegado de UGT en la Agencia Navarra de Emergencias Iñaki Itoiz y la responsable del departamento de Salud Laboral del sindicato en Navarra, María José Latasa.

Zazpe ha afirmado que "no sólo no ha mejorado la definición y gestión del servicio de bomberos, sino que se ha dedicado a destruir los avances logrados con su antecesor, Rafael Gurrea".

Según el delegado, el problema actual es que existen "muchos mayores de 55 años que van a pasar a los servicios auxiliares", por lo que desde UGT se pide a la Administración que "se implanten mecanismos automáticos de renovación de plantilla".

"Nos encontramos de continuo con falta de personal, y eso afecta a la seguridad", ha declarado, para añadir que las plantillas son "reducidas" y que ha habido jornadas en las que se ha llegado a disponer de "tres bomberos como dotación diaria", cuando debería de haber "al menos cuatro".

Zazpe se ha referido a varias cuestiones en las que, en su opinión, Caballero tiene "estrangulado" al servicio de bomberos. La primera de ellas es la citada reposición de plantilla, para la que el delegado ha propuesto "anticipar convocatorias", algo que para él es imposible por "la burocracia" actual, que ha resuelto esta cuestión por medio de "sobresueldos y horas extra".

Otras quejas se han referido a la gestión del calendario, las pensiones en caso de accidentes y la escasa implicación del personal, debida a que "el bombero ha estado 16 años con su sueldo reducido en un 10 por ciento, a cambio de que la Administración aumente la plantilla en esa misma proporción, y así paliar el problema del paro en momentos de crisis económica, pero ésta no ha cumplido", según Zazpe.

"A veces, el mérito incluso se lo llevan otros", ha criticado el delegado, que ha recordado las recientes fotos de la Unidad Militar de Emergencias en el incendio de Peralta, en las que, a su juicio, "apenas se ha visto reflejada la presencia y el esfuerzo de la unidad de bomberos".

Actualmente, existe un total de 390 bomberos operativos en Navarra, para los que "falta un orden de 30", en opinión del delegado. El próximo año harán falta "15 bomberos", lo que será "la prueba de fuego para ver si esta Administración está dispuesta a cumplir", según Zazpe.

Un trabajo arriesgado

Ante la evidencia de que la profesión de bombero "tiene demasiados compañeros muertos" y acarrea numerosos peligros, Jesús Zazpe ha definido esta guía como una "herramienta de bolsillo que sirva al trabajador para recordarle medidas preventivas ante los numerosos riesgos a los que se ve sometido en el ejercicio de sus actividades".

Durante la presentación, María José Latasa ha explicado los peligros principales a los que se enfrenta el cuerpo de bomberos en Navarra, y ha hecho especial hincapié en los incendios forestales, un ámbito "de actividad permanente" y de mucha actualidad durante la época estival.

Los golpes de calor, el riesgo eléctrico por el manejo de maquinaria diversa y las vibraciones y ruidos altos, así como las caídas y atrapamientos, han sido algunos de los peligros enumerados por Latasa a los que se tiene que enfrentar el cuerpo de bomberos.

Para ello, la guía presentada reúne una serie de recomendaciones, como conocer las rutas de escape y zonas de seguridad, conocer el comportamiento del incendio o informarse del correcto funcionamiento de los materiales y equipos de protección individual, para reducir estos riesgos. "Lo más importante es siempre salvar la vida", ha afirmado Latasa, para agregar que, en este sentido, "hay que asegurarse de que la formación sea continua".

Asimismo, la responsable ha aclarado que el Cuerpo de bomberos no sólo se enfrenta a incendios forestales y urbanos, sino también a actividades de alto riesgo como rescates, acceso a espacios confinados, manejo de maquinaria eléctrica o incendios en depósitos, por lo que se precisa de "protocolos para que puedan desempeñar sus funciones de forma segura".

El objetivo de la guía es que sea un texto informativo "básico, para que se pueda hacer uso de él en cualquier momento", según Latasa.

"A nivel de salud laboral, no se ha editado en España una guía de estas características", ha explicado la responsable, para agregar que ya se ha remitido "a todos los centros de bomberos de la Comunidad foral, y a los de distintas empresas que tienen que contar con cuerpos de bomberos", como es el caso de la automovilística Volkswagen, por ejemplo.

Consulta aquí más noticias de Navarra.