Un total de 52 menores de la ciudad han participado en dos proyectos de prevención de drogodependencias organizados y coordinados por el Ayuntamiento de Santander, a través de la Concejalía de Familia, Bienestar Social e Igualdad.

En un comunicado, la concejala Isabel Gómez Barreda explicó que se trata de los proyectos "Roblón" y "Albura", en ambos casos dirigidos a menores que presentan indicadores de riesgo social, con los objetivos de prevenir el fracaso escolar y fomentar una utilización saludable del tiempo libre.

Las actuaciones que se promueven están enfocadas a mejorar la autoestima, desarrollar habilidades sociales y fomentar la capacidad asertiva en las relaciones que ayuden a tomar decisiones claras.

"Realizamos proyectos que permitan a los chicos responder a sus necesidades, desarrollando alternativas al consumo de drogas y dándoles oportunidad de participar en decisiones que afectan a su vida", señaló la concejala, quien valoró muy positivamente los resultados obtenidos en ambos proyectos, que anunció se volverán a celebrar durante el próximo curso escolar 2010-2011.

Proyecto "albura"

Es un proyecto de prevención de conductas de riesgo social a través del apoyo educativo y la promoción personal mediante la realización de actividades de ocio y tiempo libre. El proyecto atendió a un grupo de 17 niños con edades de entre 6 y 12 años.

Las actividades que se desarrollaron fueron de apoyo educativo, deportivas, de ocio y tiempo libre, lúdicas; también se desarrolló una escuela de padres.

Las actividades fueron dirigidas por dos monitores especializados y coordinadas por el equipo de atención primaria de la Unidad de Trabajo Social de General Dávila e impartidas en el Centro Cívico Meteorológico.

Proyecto "el roblón"

Este proyecto tuvo como objetivo favorecer el adecuado desarrollo personal, a través de aprendizajes e interacciones entre iguales en un clima de convivencia y que a la vez posibilitara una integración social de los jóvenes en la comunidad, previniendo conductas de riesgo.

Se destinó a jóvenes de 8 a 14 años y se desarrollo de octubre a junio de martes a viernes en horario de 17:00 a 19:00 horas. El grupo lo formó 35 jóvenes.

El programa consistió en apoyo escolar y fomento del hábito de estudio (deberoteca) y actividades de ocio como conocimiento del entorno, expresión artística, juegos, etc.

Se desarrolló en las instalaciones del nuevo Centro Cívico Municipal de Nueva Montaña y fue gestionado por dos monitores de tiempo libre. La coordinación del proyecto fue realizada por el equipo de atención primaria de la Unidad de Trabajo Social de Peñacastillo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.