La compañía Iberdrola ha inspeccionado a lo largo del primer semestre del año más de 9.000 kilómetros de líneas eléctricas en Castilla y León con el objeto de reforzar la seguridad del suministro.

En concreto, según informaron a Europa Press fuentes de la empresa, ha revisado los tendidos con mayor utilización para garantizar el suministro durante las puntas de demanda de energía eléctrica que se producen en verano.

Así, la compañía ha inspeccionado aquellas líneas de muy alta, alta y media tensión que tienen una mayor punta de demanda de energía eléctrica por las elevadas temperaturas veraniegas, con "el objetivo último de seguir mejorando la calidad del servicio que ofrece".

En concreto, Iberdrola ha realizado una revisión ordinaria de más de 3.700 kilómetros de líneas y una rápida en 2.614 kilómetros. Estas actuaciones están orientadas a detectar posibles anomalías en los elementos que componen este tipo de instalaciones: aisladores, conductores, herrajes o apoyos, dañados por rayos, arbolado, obras de construcción o edificaciones próximas, entre otras causas.

Asimismo, la empresa ha realizado un reconocimiento exhaustivo de los apoyos eléctricos, así como de las mediciones necesarias para la detección de posibles anomalías en 600 kilómetros de sus tendidos.

La compañía también ha revisado por infrarrojos a través de un análisis termográfico 1.533 kilómetros más de líneas. Esta acción consiste en el reconocimiento de las infraestructuras eléctricas mediante cámaras termográficas transportadas en helicóptero o por un equipo de operarios a pie.

De este modo, se mide la temperatura de las instalaciones, lo que permite detectar aquellos puntos que mantienen temperaturas inadecuadamente altas o puntos calientes para "corregirlos y asegurar el suministro ante una posible punta de demanda".

Por último, Iberdrola ha realizado trabajos de limpieza de los pasillos por donde discurren las líneas, y ha talado y podado aquellos árboles que presentaban un mayor riesgo de contactar con los tendidos a lo largo de unos 600 kilómetros de líneas.

La campaña de revisión de líneas eléctricas se enmarca dentro de las labores de mejora de las instalaciones eléctricas de la compañía con el objetivo de "incrementar la calidad y seguridad del suministro de energía".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.