Un total de 147 inmigrantes han regresado desde Baleares a su país de origen desde comienzos de 2010 en busca de unas mejores condiciones de vida gracias al programa de retorno social voluntario que pone a su disposición el Gobierno central, lo que convierte a las islas en la cuarta Comunidad Autónoma con un mayor número de personas que se han acogido a este servicio, sólo por detrás de la Comunidad de Madrid (215), Andalucía (181) y la Generalitat Valenciana (176).

Según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Trabajo e Inmigración, 39 de estos 147 inmigrantes retornados tienen nacionalidad uruguaya, mientras que 26 son bolivianos y 25, argentinos. Por lo que se refiere a los menos numerosos, cabe señalar que sólo un inmigrante de la India, uno de Perú y otro de Senegal han decidido volver a su lugar de nacimiento, si bien no se ha contabilizado ninguno procedente de cualquier otro país africano.

En relación al resto de extranjeros que han regresado a su país a través de este programa desde enero del presente año, 21 proceden de Chile; diez, de Paraguay; diez, de Ecuador; nueve, de Brasil; y cuatro de Colombia.

Por otra parte, 420 inmigrantes retornaron a su país desde las islas por medio del programa de retorno laboral del Ministerio tras quedarse sin empleo y solicitar la capitalización del paro hasta mediados de julio, una cifra que ascendió a las 12.884 peticiones en toda España.

En el conjunto estatal, un total de 1.151 inmigrantes se han acogido al programa de retorno social voluntario del Ministerio en 2010, siendo los más numerosos los argentinos (224), los bolivianos (214), los brasileños (140) y los uruguayos (96). Por comunidades, a las cuatro con un mayor número de extranjeros retornados les siguen Castilla-La Mancha, con 75 regresados; Castilla y León, con 69; Cataluña, con 59; Canarias, con 57; Murcia, con 52; Galicia, con 46; La Rioja, con 16; País Vasco, con 14; Asturias, con diez; Aragón, con nueve; y Navarra, con cuatro.

En cuanto a los datos de 2009, en España retornaron a su país a través de este servicio un total de 4.022 inmigrantes, siendo Baleares la quinta región con un mayor número de usuarios del programa social de retorno del Ejecutivo estatal, con 289, sólo superada por la Generalitat Valenciana (782), Comunidad de Madrid (780), Andalucía (716) y Cataluña (358).

Por lo que se refiere al resto de autonomías, durante el año pasado se registraron en este sentido 226 retornos en Castilla-La Mancha, 174 en Castilla y León, 160 en Canarias, 130 en Murcia, 117 en Galicia, 87 en el País Vasco, 55 en Cantabria, 54 en Navarra, 35 en Asturias, 28 en Aragón, 19 en La Rioja y 12 en Extremadura. SANTIAGO:

"no se está planteando un retorno importante"

Ante estas cifras, la consellera de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración del Govern, Fina Santiago, ha remarcado en declaraciones a Europa Press que "no es que sea un retorno muy alto" si se tiene en cuenta que el 10 por ciento de la población de Baleares es inmigrada. "No se está planteando un retorno importante", ha apostillado en este sentido.

Así, Santiago ha asegurado que la mayor parte de los inmigrantes que viven en las islas "no quiere volver", sino que, por el contrario, "prefiere quedarse y pasar la crisis", porque, ha dicho, "en su país también la hay". A pesar de todo, ha reconocido que, con los ingresos que estas personas perciben en el archipiélago, pueden tener una calidad de vida "mejor" en su país de origen dada la coyuntura económica actual en España.

En esta línea, la responsable de Inmigración del Ejecutivo autonómico ha señalado que, si los inmigrantes tienen además capacidad de ahorro, "pueden plantearse incluso montar un pequeño negocio o invertir en la casa" que tienen en su lugar de origen.

En todo caso, la consellera ha aseverado que su departamento no lleva a cabo programas especiales para este sector poblacional, sino servicios dirigidos a responder a las necesidades de la población en general. Así, ha anunciado que la Conselleria facilitó en 2009 dos millones de euros a los ayuntamientos de Baleares para que concedieran ayudas para adquirir comida y pagar el alquiler a personas necesitadas, el 35 por ciento de las cuales fueron extranjeros que habían venido a las islas en busca de un futuro mejor.

No obstante, Santiago ha recordado que el Govern tiene convenios con los Consells Insulars y el Ayuntamiento de Palma para mantener las Oficinas de Información al Inmigrante que ofrecen asesoramiento sobre la Ley de Extranjería y los servicios públicos de la Comunidad Autónoma, así como sobre los derechos y deberes que tienen los inmigrantes en relación a aspectos como la educación y la sanidad.

Por último, ha destacado la labor de Creu Rotja en materia de ayuda al retorno voluntario de inmigrantes, ya que esta entidad ha agotado ya en las islas los fondos que tenía reservados a este concepto para 2010 y colaboró en 477 peticiones de extranjeros que querían regresar a su país durante el año pasado.