La Consejería de Política Social, Mujer e Inmigración contribuye con 16 millones de euros a los ayuntamientos de la Región para mantener, durante 2010, la red de servicios sociales básicos que prestan las entidades locales.

El objetivo de estos fondos es financiar los servicios sociales de Atención Primaria, es decir, las Unidades de Trabajo Social (UTS), así como sufragar otras prestaciones como ayuda a domicilio y teleasistencia, según han informado fuentes del Ejecutivo regional.

Esta aportación del Gobierno regional pretende ayudar también a otros servicios complementarios como las comidas a domicilio, el respiro familiar y programas de acompañamiento para aquellas personas que lo necesiten.

El secretario general de la Consejería, Fernando Mateo, destacó al respecto que el mantenimiento de los servicios sociales de Atención Primaria que prestan los ayuntamientos es "esencial para que los ciudadanos con estas necesidades puedan canalizar sus demandas".

1.275

Puestos de trabajo directos

Mateo ha añadido que "estas asistencias requieren de una infraestructura y de un personal especializado, sobre todo trabajadores sociales de las UTS, lo que supone un permanente esfuerzo económico de las entidades locales".

Con esta ayuda, las entidades pueden mantener los servicios sociales básicos, "a la vez que se alivia la acuciante situación financiera de los mismos", agregó el secretario general, que subrayó que está previsto atender a un número de personas "ligeramente superior al del ejercicio anterior".

Entre los datos más significativos para este periodo, destacan los puestos de trabajo directos, que alcanzarán los 1.275, dentro de las 145 Unidades de Trabajo Social financiadas, que atenderán a un total de 72.000 usuarios.

Además, un total de 4.500 personas recibirán ayuda a domicilio, 3.000 serán atendidas en teleasistencia y 950 recibirán comida en su vivienda.

Consulta aquí más noticias de Murcia.