Las asambleas generales de Caixa Rural Balears y Cajamar Caja Rural, reunidas ayer con carácter extraordinario en Mallorca y Almería, dieron su aprobación a la propuesta de fusión presentada por los consejos rectores de ambas entidades que sitúa al Grupo Cooperativo en el puesto 16 del ranking nacional de entidades financieras.

El acuerdo fue adoptado tras conocerse y debatirse los informes presentados y efectuarse la correspondiente votación por parte de los socios asistentes. Caixa Rural Balears aportará un volumen de negocio de más de mil millones de euros, activos totales por importe de 633 millones de euros, 29 oficinas, 135 empleados y 33.000 clientes. La entidad cuenta asimismo con más de 14.000 socios, de los que 12.300 son personas y 1.700 empresas.

La fusión se plantea en el actual escenario de reestructuración del sistema financiero español, anticipándose a la reordenación del sector de las cajas rurales en particular, ante el que desde ambas entidades coinciden en la necesidad de diseñar e impulsar nuevas alianzas estratégicas que contribuyan a reforzar su posición competitiva en España.

Se trata de dos cajas rurales plenamente complementarias, puesto que no existe solapamiento de oficinas ni de puestos de trabajo en su actual estructura territorial.

En este sentido, los actuales servicios centrales de Caixa Rural Balears pasarán a convertirse en la sede institucional y de negocio de Cajamar Caja Rural en el archipiélago balear, en la que su representante institucional será Gabriel Roca i Roca, actual presidente de Caixa Rural Balears, y su director y primer ejecutivo Antonio de Parellada Durán, director general de Caixa Rural Balears.

Cajamar Caja Rural, la primera caja rural y la primera cooperativa de crédito española, es resultado de la fusión de las cajas rurales de Almería y de Málaga en el año 2000, de Caja Rural del Duero en 2007, de la Cooperativa Agrícola y Ganadera del Campo de Cartagena en 1989 y de la cooperativa de crédito madrileña Grumeco en 2000.

Actualmente es la entidad cabecera del Grupo Cooperativo Cajamar, primer grupo de cooperativas de crédito y cajas rurales de España, del que ya forman parte otras cinco cajas rurales de la Comunidad Valenciana -Caja Campo, Caja Rural de Casinos, Caixa Albalat, Caixapetrer y Caixa Rural de Turís-, y que está abierto a la incorporación de más entidades.

La fusión de Caixa Rural Balears y Cajamar Caja Rural moverá un volumen de negocio gestionado de más de 53.232 millones de euros y aunará 29.882 millones de activos a través de una red de 994 oficinas con presencia en casi 40 provincias españolas y un total de 5.158 empleados.

Según los datos facilitados por el Grupo Cooperativo Cajamar en un comunicado a 30 de junio del presente ejercicio, Caixa Rural Balears aportará un volumen de negocio de más de mil millones de euros, activos totales por importe de 633 millones de euros, 29 oficinas, 135 empleados y 33.000 clientes. La entidad cuenta asimismo con más de 14.000 socios, de los que 12.300 son personas y 1.700 empresas.

La integración de Caixa Rural de Balears y Cajamar Caja Rural mejora su posición en el mercado como entidad cabecera del Grupo Cooperativo Cajamar, refuerza las estructuras de gestión y aprovecha las economías de escala.

La coincidencia de criterio y de cultura empresarial facilitará que el proceso de fusión se lleve a cabo de forma rápida y eficaz, dando lugar a una entidad más competitiva, innovadora, insertada en la economía actual y comprometida con el tejido productivo.

Su nueva estructura y dimensión no afectará en absoluto a lo que han sido sus líneas tradicionales de actuación, puesto que como cooperativa de crédito mantendrá la misma vocación y espíritu de servicio a sus socios y clientes, y como caja rural su atención preferente al sector agroalimentario y al mundo rural.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.