Quedan 40 meses para la Expo, pero los plazos para varias obras de la Zaragoza de 2008 empiezan a ser ajustados. Este es el caso del metro-tranvía ligero. Con suerte, sólo funcionará un tramo cuando comience la muestra. Sería el que conectara la estación Intermodal con el centro de la ciudad. El estudio de vialidad del trazado saldrá a concurso el mes que viene y la construcción podría comenzar en 2007.

Representantes de Fomento, DGA y Ayuntamiento negociaban ayer la financiación de este transporte mediante el aumento de la edificabilidad prevista en los proyectos urbanísticos del Portillo y del entorno de la Intermodal. En principio, se había previsto entre 800 y 900 pisos más (530 en la Intermodal y de 300 a 400 en el Portillo), cuyas plusvalías se dedicarían al metro-tranvía. Pero a última hora de la noche de ayer todavía no se había cerrado el acuerdo urbanístico y de financiación.

Pacto institucional

El acuerdo entre Estado, DGA y Ayuntamiento es fundamental para poder desbloquear obras claves para la Expo y para el futuro urbano de Zaragoza. La negociación sobre el entorno del AVE lleva varios meses estancada y es urgente un acuerdo para licitar ya, entre otras obras, el puente del Tercer Milenio, decisivo para la movilidad en la Expo 2008 y que ha duplicado su presupuesto inicial; ahora cuesta más de 24 millones de euros.

Impulso al plan Romareda

La DGA dirá el jueves si autoriza los equipamientos comerciales con los que se pagará el nuevo campo de fútbol. El proyecto para construir el estadio en el espacio que ahora ocupa la Romareda tiene el beneplácito de la UEFA, según indicó ayer en Zaragoza el asesor del organismo internacional Ernest Walker, que anunció que será un campo 4 estrellas.