Los vecinos de las 92 viviendas de unos bloques situados en la calle Juan Ramón Jiménez, en el Actur, sufren desde hace años un problema de grietas en sus viviendas, que se ha visto agravado en los últimos meses.

Estas casas pertenecían a una cooperativa de viviendas sindicales y fueron construidas en 1993. «Desde el principio ha habido rajas en los tambores de las persianas y en las terrazas, pero las hemos ido arreglando por nuestra cuenta», explicó una vecina.
Sin embargo, las grietas se han agrandado en los últimos meses y los vecinos apuntan a las cercanas obras del Centro Deportivo Siglo XXI como posible causa. «La apisonadora hace temblar todo el edificio y en algunas casas se han caído baldosas de las paredes», señaló otra vecina.

Los afectados se reunirán el día 1 para intercambiar impresiones y analizar posibles vías de solución al problema, sin descartar denuncias.

«La Policía me dijo que pueden medir los decibelios de la apisonadora y comprobar si supera lo permitido para acelerar la obra», explicó una de las afectadas.
Sin embargo, los encargados de la obra afirmaron que ya habían bajado la intensidad de sus máquinas a la mitad, tras recibir las quejas de algunos vecinos.

La administradora del inmueble encargó hace tres años a un arquitecto un informe técnico del estado del edificio. El resultado del análisis reveló que las grietas no afectan a la estructura del bloque y que se deben a un problema de construcción, pero los vecinos no creen que esto sea suficiente porque, además, las grietas no dejan de agrandarse.

¿A quién reclamar?

Los vecinos no saben a quién  reclamar por las grietas y por las baldosas caídas en sus casas. El informe técnico aseguró que las fisuras se debían a un problema de edificación,  pero la constructora quebró hace años y fue imposible reclamar. Ahora, el edificio, construido en régimen de cooperativa, tiene más de diez años, que es el periodo de garantía establecido por la ley, por lo que las reclamaciones resultan difíciles. Además, no saben cómo probar que las obras cercanas empeoran su situación.