La Universidad privada San Jorge iniciará su oferta académica en septiembre. Sus promotores prevén comenzar con informática y dos de las carreras cuya puesta en marcha ya gestiona la Universidad de Zaragoza: periodismo y psicología. La intención es captar, entre otros, a los cerca de 200 alumnos que cada año salen de la comunidad para estudiar estas titulaciones, cuyo coste medio ronda los 4.000 euros anuales en los centros privados (frente a los 600 u 800 que cuesta la matrícula en la universidad pública).

Las clases se impartirán en un principio en las inmediaciones de la fundación, en el Actur, aunque sus responsables contemplan ampliar la oferta a otras localidades y ya han encargado un informe a una consultora para estudiar los posibles emplazamientos (alguna carrera técnica es muy posible que se ubique en Walqa).

Estas previsiones dependen, no obstante, de la agilidad con que se homologuen y autoricen los estudios, cuya solicitud se debe realizar antes del próximo 1 de marzo. Lo que sí está claro es la oferta de titulaciones. A las tres que podrían iniciarse el próximo curso se unen comunicación audiovisual, publicidad y relaciones públicas, bellas artes, arquitectura, un segundo ciclo de ingeniería en organización industrial e ingeniería en obras públicas.

Un proyecto envuelto en polémica

La Universidad San Jorge cuenta con una firme oposición desde sectores progresistas. Aunque los responsables de la Fundación San Valero asegura que el proyecto no contará con subvenciones públicas, CHA, IU y otras entidades de izquierda consideran que la universidad privada no es necesaria, y además, duplica titulaciones de la pública, a la que sustrae terreno.