Vivimos con una familia que nos da mucho cariño, se preocupa por nuestra alimentación, nuestra higiene y nos regala grandes paseos cerca de la playa. Nos encanta cuidar a Lidia, la hija de Pablo, y la protegemos de todos los extraños que se le acercan.