Letras claras tocando lo urbano, flamenco fusión en la música y mucha guasa. Este trinomio nos presentan Rakel Winchester y sus muchachos en su contundente directo. La cantante cordobesa y su banda presentan en sociedad el único disco que han sacado al mercado: Vale, Montoya no soy. Todo un alegato que pone de manifiesto las ganas de cachondeo y se convierte en un aviso a navegantes para los puristas del género de los cantaores.

Con el mérito de haber paseado el palmito por casi toda la piel de toro, Rakel Winchester recala en Málaga para rapear muchas de las canciones del LP, cuyas letras parecen perseguir dos funciones: no caer en la indiferencia de lo común y provocar la hilaridad del respetable.

Desde El marío de la cannisera, el primer single que vio la luz con mucho éxito, hasta el último tema, el grupo despliega naturalidad a la hora de tapear con el flamenco y fusionar el rap, punk, pop y otros estilos más cercanos a lo cotidiano.
Entre los logros en la corta carrera de la artista figura una nominación a la primera edición de los Premios de la Crítica Especializada, abiertos en sus votaciones exclusivamente a periodistas musicales de todo el país, en los que compitió con grupos como los raperos de La Excepción y Marlango, liderado por Leonor Watling.

* Sala Gades. Cerrojo, s/n. Sábado. 20 h. Precio: 12 €.