La empresa pública Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) planteará recurrir a un arbitraje independiente si este viernes no se llega a un acuerdo con los controladores aéreos que evite la convocatoria de huelga, avanzó su presidente, Juan Lema.

Lema dijo que espera que se logre un acuerdo en la mesa de negociación, pero apuntó la posibilidad de acudir a un arbitraje si quedan puntos sin resolver. Pero bajo la premisa de que antes de recurrir al arbitraje los controladores retiren la convocatoria de huelga anunciada. Se trataría de un arbitraje voluntario al que se someterían las dos partes y el árbitro sería una persona de consenso

Los controladores piden una reunión directa con el ministro José Blanco

El presidente de AENA  indicó que existe ya un acuerdo sobre la mayoría de los doce puntos planteados por los controladores, pero las negociaciones siguen encalladas fundamentalmente en dos puntos:  las retribuciones salariales y la organización de  las jornadas laborales.

AENA plantea una retribución anual media de 200.000 euros anuales, con una jornada máxima de 1.680 horas al año. Por el contrario, según AENA, los controladores reclaman una reducción paulatina de la jornada hasta 1.450 horas anuales en 2013.

Sin embargo los controladores prefieren llegar a un acuerdo negociado antes de tener que acudir a un arbitraje, dado que "sería más beneficioso para ambas partes", indicó este viernes el portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Daniel Zamit.

Un arbitraje está en este momento fuera de lugar

Zamit añadió que recurrir a un arbitraje está en este momento "fuera de lugar", porque en un conflicto laboral es preferible llegar a un acuerdo entre los trabajadores y la patronal. No obstante, el miembro de USCA añadió: los controladores "no estamos cerrados a nada".

Respecto a las negociaciones, según Zamit, se están produciendo "acercamientos", por lo que aseguró: "Estamos dispuestos a seguir el tiempo que haga falta para alcanzar una solución negociada", si es preciso, "veinticuatro horas seguidas".

Por su parte, el presidente de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Camilo Cela, y el secretario de Comunicación, César Cabo, solicitaron formalmente en el Ministerio de Fomento una reunión con el titular de ese departamento, José Blanco, para que escuche directamente su reivindicaciones.

Los controladores, que acusan a AENA de mantener una "actitud dilatoria", piden que Blanco se implique más y les conceda unos minutos.