Concierto de Barenboim en Madrid
Daniel Barenboim durante la rueda de prensa previa al concierto. Fernando Alvarado / EFE

Fiel y cumplidor, el director argentino Daniel Barenboim no falló en la noche del jueves a su tradicional cita veraniega con Madrid, donde por séptimo año consecutivo volvió a actuar al frente de la multicultural orquesta West-Eastern Divan.

6.000 personas acudieron al espectáculo, que era gratuitoEstaba feliz Barenboim y se le notaba. Declarado entusiasta de la Plaza Mayor, el director se congratuló de regresar a su espacio fetiche tras el destierro del año pasado en el escenario Puerta del Ángel, donde la falta de aforo provocó que muchos espectadores tuvieran que ver el concierto a través de una pantalla gigante.

Unas 6.000 personas acudieron a este espectáculo, gratuito, con el que Barenboim lanza al mundo su particular mensaje de concordia y entendimiento, todo a partir de una orquesta que engloba a jóvenes músicos españoles, palestinos, israelíes, sirios, libaneses o egipcios.

El repertorio, que en 2009 se dividió entre "Les Préludes" de Franz Liszt y la "Sinfonía fantástica" de Hector Berlioz, dio paso esta noche a dos sinfonías de Ludwig van Beethoven, la sexta y la séptima.

Por séptimo año consecutivo, Barenboim cumplió a su cita con MadridDe ritmo tranquilo y pausado, pero con ciertos arrebatos poderosos, la "Sexta Sinfonía" es una de las raras incursiones de Beethoven en la música programática, un género que trata de evocar escenas a partir de distintas emociones auditivas.

Tras un breve receso para afinar los instrumentos, Barenboim y sus músicos retomaron su actividad para atacar la "Séptima Sinfonía", dividida en cuatro movimientos y caracterizada por ritmos inopinadamente alegres.

El brío de las flautas, los clarinetes y los oboes deleitó a un respetable que acompañó la sinfonía con indisimulado entusiasmo, dejándose llevar por la sólida ejecución de una orquesta que no acusó en ningún momento la bisoñez de sus componentes.

El público reconoció con cinco minutos de ovación a la orquestaUna ovación de casi cinco minutos reconoció el desempeño de la orquesta y, en especial, de Barenboim, que este año celebra el sexagésimo aniversario desde que debutara como director en su Buenos Aires natal.

La gira de la West-Eastern Divan dirige ahora su rumbo a Latinoamérica, donde tiene fechas cerradas en República Dominicana -Santo Domingo, 8 y 9 de agosto-, Venezuela -Caracas, 11-, Ecuador -Quito, 13-, Colombia -Bogotá, 15- y Argentina -Buenos Aires, 18, 19, 20, 21, 22 y 25-.

Consulta aquí más noticias de Madrid.