La economía española creció un 0,2% en el segundo trimestre del año, con lo que encadena dos trimestres consecutivos en positivo, después de que saliera de la recesión en los primeros tres meses del año al crecer un 0,1% respecto al cierre de 2009, según el último boletín económico del Banco de España.

Repunte en el consumo privado a causa de adelantar compras por la subida del IVAEn tasa interanual el PIB se contrajo un 0,2% entre abril y junio. El banco emisor indica que por el lado del gasto, el retroceso de la demanda nacional se atenuó notablemente (-0,8%), como consecuencia, sobre todo, del repunte del consumo privado, al tiempo que la aportación positiva de la demanda exterior neta se reducía hasta 0,6 puntos porcentuales del PIB.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, adelantó el pasado viernes que el crecimiento intertrimestral del PIB en el segundo trimestre sería "superior" a la tasa registrada entre enero y marzo (0,1%). Ahora sólo falta esperar a que el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirme la salida oficial de la recesión el próximo 13 de agosto en su avance trimestral del PIB.

La economía española entró oficialmente en recesión en el cuarto trimestre de 2008, después de haber registrado dos trimestres consecutivos en negativo. A partir de ahí, la economía española encadenó seis trimestres de contracciones.

Pese a que supone la salida oficial del ciclo recesivo, no se descarta, tal y como prevé Bruselas, que de julio a septiembre se vuelva a registrar una caída del PIB por la subida del IVA, que comenzó a aplicarse desde el 1 de julio.

El Banco de España pide medidas ficales restrictivas adicionales

El Gobierno debe estar preparado para llevar a cabo medidas fiscales restrictivas adicionales si la consecución de los objetivos presupuestarios se viera en peligro, según consta en el último boletín económico del Banco de España.

Los recortes en las Administraciones Territoriales, sujetos a "riesgos apreciables"El organismo supervisor califica de "adecuadas" las medidas de ajuste tomadas por el Ejecutivo, si bien subraya que es "crucial" su rápida puesta en marcha para garantizar la credibilidad de la senda de ajuste en el medio plazo.

Según el Banco de España, el plan de consolidación fiscal está sujeto a riesgos apreciables, ya que algunas medidas tienen que ser todavía detalladas, en concreto las relativas a la consecución del techo de gasto para 2011 y todas las que afectan a los recortes en las Administraciones Territoriales, sobre todo el próximo año.

El Banco de España también señala que la adopción rápida de las medidas ha permitido contrarrestar las expectativas adversas de los mercados financieros sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas en España que tuvieron lugar en mayo.

El Banco de España ve en los datos algunos signos de mejoría en el déficitEstas medidas, resalta el organismo supervisor, han permitido cumplir con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y que la Comisión Europea valore los objetivos fijados para 2013 y el esfuerzo fiscal planteado para la corrección del actual déficit excesivo.

Además, indica que la consolidación fiscal podría tener un cierto impacto sobre la renta disponible de las familias a corto plazo, que no obstante, se vería compensado por los efectos beneficiosos sobre la confianza de los hogares a medio plazo, consecuencia de la reducción de la incertidumbre que comporta el proceso de ajuste presupuestario.

El Banco de España asegura que en el caso de la Administración Central la información disponible relativa al segundo trimestre aporta algunos signos de mejoría del déficit del Estado, por la reducción de los gastos de personal y el repunte de la recaudación presupuestaria.