Una red WiFi permitirá garantizar el pago de la ORA, que no se suprime

Más dura que nunca. El Gobierno municipal ha resuelto por fin el acertijo.
Como adelantó 20 minutos, ni se suprimirá este servicio ni se pondrá en marcha ninguna alternativa. El departamento de Tráfico, que todavía no ha redactado el nuevo pliego de condiciones para este servicio, se ha limitado a proyectar un complejo sistema informático para garantizar la rotación de vehículos.

La cacareada alternativa a la ORA es la propia ORA, pero en su versión más dura. Las plazas azules estarán numeradas y los usuarios tendrán que identificarlas, junto a la matrícula del vehículo, en el momento del abono.

Los nuevos expendedores aceptarán dinero en metálico, tarjetas de débito y las conocidas como ‘tarjetas verdes’, las que se utilizan para el transporte público. Además, estarán comunicados mediante una red inalámbrica (WiFi) con una futura sala de control centralizada.

Segundo ‘multamóvil’

A la vigilancia de la infracción y la rotación se dedicará el segundo multamóvil que el Concello adquirirá en 2006. A esta tarea contribuirá también la creación de una red inalámbrica que, en tiempo real, transmita a la sala de control municipal toda la información, tanto de los expendedores como de los lectores de infrarrojos y las terminales PDA que utilizarán los operarios del servicio.

El número de plazas se mantendrá en 3.572, aunque habrá que reponer las 1.000 que se han anulado en las diversas ‘humanizaciones’. Las tarifas, que gravan con 0,45 euros cada hora de estacionamiento en zona azul, se mantendrán como hasta ahora. En una segunda fase se crearán plazas para residentes con bonificaciones especiales en el importe.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento