según denuncia Memoria de Mallorca, a la concentración de este grupo de tendencias fascistas y de extrema derecha se acercaron un par de dotaciones de la Guardia Civil que "no hicieron nada" por impedir que los congregados desplegaran banderas españolas y símbolos antidemocráticos, entonaran sus cánticos rituales y levantaran el brazo al estilo fascista.

La organización ha manifestado su profundo malestar por la "libertad e impunidad" con que los grupos de tendencias fascistas y de extrema derecha hacen uso de los espacios públicos, de "manera ilegal" y en una "clara intencionalidad propagandística" de los principios "fascistas, excluyentes y racistas" y que además son una "clara provocación y ofensa a los valores democráticos" y a las víctimas de la represión ocasionada durante la dictadura franquista.

Memoria de Mallorca sostiene que no puede quedar "impasible" ante estas ofensas y concentraciones ilegales de estos grupos "filofascistas", que lejos de estar ilegalizados, como pasa en otras democracias europeas, son "totalmente legales" y utilizan todos los "medios legales" que les ofrece el Estado de derecho.

La entidad ha criticado también la "pasividad" con que actuaron las dos dotaciones de la Guardia Civil que se acercaron al lugar y que ni identificaron a los concentrados ni les impidieron seguir con el acto, que, según sostiene Memoria de Mallorca, debería haber sido suspendido y los participantes disueltos e identificados.

Por ello, la organización dedicada a la recuperación de la memoria histórica, presentará una instancia a la Delegación del Gobierno para denunciar la libertad e impunidad con que los miembros de la ultraderecha española utilizan los espacios públicos de una democracia para hacer propaganda del sus mensajes "antidemocráticos, racistas y violentos" y para protestar y denunciar la pasividad con que actuaron las dotaciones de la Guardia Civil allá desplazadas.