El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Almonte, Domingo Núñez, ha indicado que "el silencio" sobre el proyecto de Unión Terrestre Matalascañas-Sanlúcar de Barrameda demuestra que "la Junta de Andalucía y la Dirección del Espacio no confían en el Desarrollo Sostenible de Doñana".

Según informó en una nota el consistorio almonteño, "después de casi veinte años madurando el concepto de desarrollo sostenible, el sector privado y la ciudadanía han demostrado que es posible y están preparados, pero la dirección del Parque y la Consejería de Medio Ambiente no parecen creerlo y siguen optando por conservar mediante candados".

Acerca de la conexión entre Almonte y Sanlúcar de Barrameda a través de playa de Matalascañas y playas de Doñana, el Ayuntamiento de Almonte ha aportado a la Consejería estudios de impacto medioambiental que demuestran que el proyecto reduce "de forma importante" los recorridos que soporta la orilla actualmente.

Sin embargo, ha obtenido "la callada por respuesta". "Hasta un niño chico lo entiende fácilmente; actualmente circulan por la orilla muchos vehículos sin revisiones de ningún tipo y conducidos por todo tipo de personas. El proyecto reduce de forma importante el número de trasiegos y sólo se utilizarían transportes especiales —menos contaminantes— y conducidos por personal experto. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué solo pueden circular por ahí los enchufados?", apuntó.

Asimismo, argumentó que "después de dos meses esperando la autorización para la puesta en marcha de este importante proyecto y no haber obtenido ninguna respuesta", la conclusión es que los responsables de Doñana "no están convencidos del desarrollo sostenible que tanto proclaman".

"Temen lo que pueda pasar; siguen pensando, como hace veinte años, que para conservar hay que poner vallas y cerrar las puertas con candados, pero tanto el Ayuntamiento como el sector privado han demostrado, durante mucho tiempo, que están más que preparados para conservar Doñana, creando puestos de trabajo que permiten vivir a los habitantes de la comarca y, a la vez, el disfrute sostenible de los recursos del espacio protegido", manifestó, y citó como ejemplo, citó "el magnífico trabajo" de la Cooperativa concesionaria de las visitas al interior de Doñana.

Por último, en referencia a la información que ha pedido la Comisión Europea sobre el proyecto tras la pregunta-denuncia presentada por el eurodiputado Raúl Romeva, el concejal declaró que "sólo le faltó decir que el proyecto daña a las focas o los elefantes de Doñana".

"Es muy triste e injusto tener que defenderse de gente así y que este tipo de personas puedan ser eurodiputados. Creo que se está utilizando demagogia pura para crear falsas alarmas y desviar la atención de lo importante: que el proyecto produce mejoras medioambientales, sociales y económicas", concluyó.

Consulta aquí más noticias de Huelva.