La empresa de reciclaje asturiana que denunció a Ecovidrio por prácticas anticompetitivas, Revisa S.A., ha pedido hoy a la entidad una reflexión tras el dictamen de la Comisión Nacional de Competencia que sanciona a la entidad a pagar un millón de euros.

Un portavoz de la compañía ha señalado a Europa Press que "no encuentran ninguna satisfacción en el éxito alcanzado, pues -como ha sostenido a lo largo del expediente- su razón supone la certeza del perjuicio causado al mercado y al interés general".

Por ello, "sólo desea" que en el seno de Ecovidrio se abra una "profunda reflexión y debate interno" que permita continuar depositando en la entidad "la confianza que le brindaron los municipios españoles en su representación del conjunto de los ciudadanos que colaboran en el reciclaje".

Según el expediente de Competencia, Ecovidrio incumplió las condiciones de una 'autorización singular' concedida por el antiguo Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC), en los aspectos relacionados con el intercambio de información, la independencia de sus empleados y la aplicación de criterios objetivos y transparentes en la selección de las empresas prestadoras de los servicios de recogida y tratamiento de los residuos, así como en la asignación del calcín (vidrio triturado) entre las empresas vidrieras.

Consulta aquí más noticias de Asturias.