El consejero de Fomento, José Luis Quintana, ha señalado que una de las cuatro familias de Badajoz que están en huelga de hambre desde hoy en Mérida rechazó una vivienda que se le había adjudicado.

Preguntado acerca de esta protesta de las familias —que exigen una vivienda pública y llevan varios días acampadas frente a la residencia oficial del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara—, el consejero ha subrayado así mismo que el Ejecutivo autonómico aplicará "a rajatabla" y "estrictamente" los "procedimientos" que corresponden.

"No parece la mejor solución que una administración se saltara los procedimientos, porque los procedimientos están para cumplirlos", ha sentenciado Quintana.

El responsable de Fomento ha indicado a los periodistas que una de las cuatro familias, que ya el pasado mes de febrero protagonizó una protesta y dijo que "no le importaba vivir" en el barrio de Los Colorines, llegó a renunciar a una vivienda que desde la administración se le ofreció en dicha zona de la capital pacense.

José Luis Quintana efectuó estas manifestaciones al ser preguntado sobre este asunto al término de su visita a las obras del nuevo edificio administrativo de la Junta, en Mérida.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.