La agencia de calificación crediticia Fith ha rebajado el 'rating' de Caixa Galicia y Caixanova tras avanzar en su proceso de fusión, con lo que la calificación a largo plazo de la primera de las entidades se situó en 'BBB', desde 'BBB+', mientras que el rating de la segunda se colocó en 'BBB+' desde 'A-', según informó hoy Fitch.

La rebaja se produce tras el proceso de fusión anunciado por ambas entidades, ya que, según Fitch, Caixa Galicia tiene un "debilitado" perfil financiero y un capital básico "ajustado", mientras que la rentabilidad de sus activos se ha visto afectada por la debilidad de la economía española.

Asimismo, la agencia señala que la situación de la economía española seguirá siendo difícil, con lo que Caixa Galicia podría verse afectada.

En el caso de Caixanova, Fitch resalta que la caja continúa concentrando riesgos y tienen una elevada exposición al sector inmobiliario, aunque consideró "positiva" su estrategia para reducir dicha exposición.

Asimismo, destacó como fortalezas su base estable de clientes, su buena gestión, la cobertura de los activos y su liquidez "razonable", aunque apuntó que la situación económica de país también podría pasar factura en un futuro a esta entidad.

En cuanto al 'rating' de fortaleza financiera, ambas entidades mantienen el nivel C, el mismo que el otorgado en la última revisión de la agencia británica, en marzo de 2009. El 'rating' de corto plazo, sin embargo pasa de F2 a F3 en la caja con sede en A Coruña, mientras que la entidad viguesa ha vuelto a obtener el nivel F2.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.