El consejo rector del Dipsalut, el organismo autónomo de Salud Pública de la Diputación de Girona, ha convocado un concurso para adjudicar e instalar un total de 650 desfibriladores en las comarcas gerundenses, dentro del programa 'Girona, un territorio cardioprotegido', lo que convertirá la provincia en la primera región de Europa en disponer de una amplia red de desfibriladores.

En concurso, que supondrá una inversión de dos millones de euros, contempla la instalación de 500 desfibriladores fijos, que se colocarán dentro de una cabina en el espacio público y que podrán ser utilizados de manera directa por los ciudadanos. De estos, 247 se ubicarán en plazas y calles, mientras que el resto se usarán para proteger espacios de especial riesgo, como pabellones, estaciones de tren, aeropuertos o estaciones de autobús.

Además, 130 se cederán a los servicios de emergencias de primera intervención y las 30 unidades restantes servirán para cubrir actividades temporales como actos deportivos, sociales o culturales, y para reforzar zonas en función de las actividades de verano e invierno.

Con esta distribución, según se ha informado en una nota de prensa, se garantiza la cobertura tanto del territorio como de la población con el objetivo de reducir al máximo el tiempo de actuación y activación de los servicios de emergencias.

Según los expertos, cada año mueren en Catalunya más de 3.000 personas por paro cardíaco, de las cuales se podrían salvar el 90% si se actuara en el primer minuto.

Consulta aquí más noticias de Girona.