El teniente coronel de la Guardia Civil de Huesca, Carlos Crespo, ha subrayado la necesidad de que quienes practiquen cualquier deporte de montaña sean prudentes en sus visitas al monte, ante los numerosos accidentes y rescates que se producen en la época estival.

En el Altoaragón, durante el mes de julio han perdido la vida seis personas en accidentes de montaña, elevando a 18 el número de víctimas mortales en este año, uno más que en todo el año 2009.

En declaraciones a los medios de comunicación, Crespo ha indicado que "julio, por tradición, es el mes en el que se produce el mayor número de rescates, al que le sigue el mes de agosto y este año será similar", ha augurado, al explicar que "las condiciones de la montaña son las que son, con mucha nieve y agua en los barrancos".

El teniente coronel ha destacado que "el número de muertos es superior al del año pasado, pero el numero de rescates es similar", si bien no ha aportado otros datos a la espera de realizar el balance a finales del verano.

Dependiendo de la época invernal, los expertos en la realización de rescates intuyen la actividad que registrarán las montañas en verano y "este año ya sabíamos que íbamos a tener trabajo y los refuerzos se iniciaron a finales de junio y no en julio como en otras ocasiones", ha asegurado.

En este sentido, el teniente coronel ha confirmado que "este año es muy difícil en la montaña, porque hay que tratarla como una montaña estival, pero debemos trabajar como si fuera invernal en ocasiones".

Además, hay accidentes mortales en zonas de nieve debido, entre otras causas, "a las horas en las que la gente se mueve en esta zona, con el sol encima y la nieve está muy degradada y se producen caídas de bloques".

Por ello, ha remarcado que "si en invierno tenemos la precaución de no circular por zonas de riesgo a partir de una determinada hora, en verano hay que mantener la precaución y en zonas de nieve no deberíamos circular a partir de la una de la tarde".

Por último, Crespo ha señalado que "cuando uno está de vacaciones en la montaña está más relajado", pero "no hay que perder la prudencia, ni en alta montaña, ni en barrancos", donde hay muchos rescates con lesiones "porque nos gusta saltar a las pozas y éstas cambian porque su nivel de agua es distinto". En este sentido, ha concluido al advertir de que "un barranco no es un aquapark y ese mensaje hay que lograr que llegue a los excursionistas".

Consulta aquí más noticias de Huesca.