El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio, Vivienda y Urbanismo, José María Mazón, ha garantizado el mantenimiento de las ayudas regionales a la vivienda y ha lamentado los recortes anunciados por el Ministerio en un momento en el que, a su juicio, lo que se debería hacer es "potenciar" las inversiones en este sector.

En respuesta a preguntas de los periodistas, Mazón ha señalado que el mercado inmobiliario ya tiene "bastantes problemas" como para "echarle más leña al fuego".

"Si ahora mismo el sector de la edificación ya está débil, el Estado no puede reducir más las inversiones", ha recalcado el consejero, quien ha apostado en cambio por "potenciarlo", porque "la inversión en vivienda nunca ha sido un mal negocio para el Estado", ya que lo que se recauda por el IVA, impuestos de transmisiones, e IRPF de los trabajadores, "compensa las ayudas que se están dando a los compradores".

Además, ha dejado claro que no "se regalan las viviendas", son sólo "ayudas". Y a su juicio, lo que aportan el Estado y las comunidades autónomas a esas ayudas "no va nunca a desequilibrar las cuentas del Estado".

En cuanto a la incidencia que puedan tener los recortes en la ejecución del Plan Estatal de Vivienda en Cantabria, Mazón ha reconocido que algunas inversiones pueden "decaer" por ese descenso de la aportación estatal. No obstante, ha recalcado que en las ayudas del Gobierno regional "no hay recorte".

En este sentido, ha destacado que el Ejecutivo cántabro está invirtiendo en obra pública, que crea empleo y son obras "para el futuro". Un ejemplo de ello son las nuevas adjudicaciones que acaban de realizarse en el marco del Plan de Choque.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.