Cinco personas han sido detenidas por agentes de la Guardia Civil como presuntas autoras de un delito contra la salud pública. Una de ellas, además, utilizaba el taxi con el que trabajaba para realizar las entregas de droga.

Los agentes, dentro del marco de actuaciones encaminadas a la lucha contra el narcotráfico, además de las detenciones se incautaron de 142 gramos de cocaína, un vehículo de alta gama, cinco móviles, dos cámaras de fotos y dos balanzas de precisión así como material necesario para el envasar las dosis de droga.

La investigación desveló que uno de los detenidos J.A.C.C., colombiano de 29 años, utilizaba un taxi, que conducía como trabajador, para realizar las entregas de la droga, según informó la Guardia Civil en un comunicado.

De la investigación se desprende que éste presuntamente utilizaba el taxi en el que trabajaba como conductor para recoger a conocidos que eran drogodependientes y pequeños narcotraficantes de las localidades del Valle del Guadalhorce. Así, tras unos 200 o 300 metros de "carrera" los ocupantes se apeaban del vehículo con la cantidad de droga que habían adquirido.

Durante el registro del domicilio del arrestado hallaron distintas cantidades de cocaína, balanzas de precisión y un arma prohibida —pistola tipo Taser—, deteniéndose también a la vez a la pareja del mismo, L.J.E.D., colombiana de 23 años.

Igualmente se ha detenido a los presuntos distribuidores, que son los españoles J.I.S.L., de 30 años, J.C.B.R., de 48 años y propietario de una peluquería donde distribuía la droga y N.M.H.B., colombiano de 42 años, camarero y que utilizaba su trabajo en un bar para también distribuir al droga.

La Guardia Civil instruyen diligencias que, junto con los detenidos, la droga y demás género intervenido, fueron puestos a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Málaga.